Ir al contenido principal

Las casas de Bárbaro Rivas

La obra de Bárbaro Rivas (1893-1967) es una mezcla de géneros. En ella, los paisajes y retratos, la pintura religiosa y la de costumbres se juntan para crear una confluencia de memoria y devoción en la que es posible notar una referencia casi constante a la casa. Se trata de una presencia recurrente que participa de diverso modo en el propósito de sus cuadros. A veces, la casa surge como el telón de fondo del retrato del pintor o como su amparo. Ella es el color; él es la figura en matices de blanco y negro. El artista se nos muestra de frente; la morada, en cambio, se nos da casi toda en los planos imposibles que se extienden por la latitud del cartón.


La casa del pintor, 1958. Galería de Arte Nacional, Caracas


Unas veces las casas aparecen agrupadas para contribuir a prefigurar un paisaje, o bien la escena terrenal de un pasaje bíblico, o la evocación juvenil de la barriada natal. Las casas también se proponen organizar el espacio múltiple y testimoniar el tortuoso relieve de Petare, con sus calles en pendiente o sinuosas, bordeando la montaña. La casa da para mucho porque su solidez desafía constantemente el horizonte, mientras la figura humana se apoya casi siempre en su vertical. Las hileras de casas son el reflejo de una mirada sin complejos, del ojo que organiza el espacio de la pintura no por lo que piensa sino por lo que ve, y que en esa senda pudo hacer de lo mirado un tema nuevo para el imaginario de la pintura venezolana de aquel entonces.


Barrio Caruto en 1925, hacia 1955. Colección particular


La casa puede ser también la evidencia de la desolación en Bárbaro Rivas, sobre todo cuando un incendio destruyó la suya a principios de agosto de 1959, afectando su ánimo y su trabajo. Aunque la municipalidad le construyó una nueva vivienda y le asigno una modesta pensión, su producción se sumió, de nuevo, en las marañas del alcohol, la depresión y el engaño. Ya para 1964 su situación era miserable y su pintura, al decir de algunas voces de la crítica, inició un periodo cruel. Ahora la casa puede ser un reflejo onírico, un recuerdo delirante o una imagen atormentada que nos deja en un estadio incierto y encantador de contemplación.


Paisaje con ferrocarril, hacia 1962. Colección particular


De aquel episodio del incendio existe una pintura titulada  El incendio de la casa de Bárbaro Rivas o El incendio (sin fecha) donde aparecen dos figuras delante de una fachada. Lo que semeja humo o llamaradas parece entrar por el flanco izquierdo del cuadro. Los detalles son parcos y de significado oscuro, debido quizás a la situación personal y material del artista. Al igual que en su momento más colorista, las puertas y ventanas persisten en el color negro, como para indicar una verdad vedada, un espacio inhabitado o un mundo imposible para el artista y su pintura.


El arresto de Escalona, 1958. Colección particular


Fueron tres las casas que habría habitado Bárbaro Rivas a lo largo de su vida: la primera en Caruto, que dejaría luego de la muerte de su madre en 1929, y otras dos en la zona del Calvario de Petare. ¿Sería posible reconocer en esa trayectoria marcada por las tres viviendas que ocupó el artista la cualidad integradora de “los pensamientos, los recuerdos y los sueños del hombre”, que tiene la casa según Bachelard? ¿Habrá sido la casa de Bárbaro un sucedáneo de las contingencias, un sostén en medio de “las tormentas del cielo y de las tormentas de la vida” como señala el filósofo en su Poética del espacio?


Las tres casas, hacia 1966. Colección particular


Además de lugar de resguardo y de trabajo, la casa también nos traslada a los inicios de Bárbaro Rivas en la pintura. Las paredes de las viviendas humildes de su barrio fueron en su juventud el soporte de las ilustraciones de pasajes bíblicos con los que declaraba su fe cristiana. La casa sería su lienzo más temprano y una muestra de que su mensaje no se detenía ante la escasez material o la falta de elaborados conocimientos artísticos. Y es de hecho en esos rudimentos tan humanos donde pudiéramos hallar la mayor nobleza de su pintura.

Lo más visto

El arte precolombino de Venezuela

Estoy viendo imágenes de figuras de alfarería del prehispánico de Venezuela, y después de repasar sus cualidades técnicas y las coordenadas geográficas y cronológicas que el arqueólogo minuciosamente les asignó, me entretengo pensando en los cientos, miles de años que han transcurrido desde que fueron realizadas, en las horas remotas en que un hombre, una mujer, conjuró en un poco de arcilla un alivio para los temores de la selva y las dudas de la noche infinita.

El arte abstracto y la emoción de la geometría

En toda obra de arte existe siempre un determinado grado de abstracción. Cada época y cada artista propone o asume una distancia con respecto a los objetos que decide representar en un dibujo, una pintura o una escultura, haciendo que la identificación de las figuras por parte del espectador sea más o menos directa. Otros artistas, como consecuencia de un proceso de abstracción que se torna más intenso, deciden excluir por completo el objeto de referencia con lo cual las imágenes ya no pueden ser fácilmente identificables.

El arte abstracto y la negación de la realidad

Una parte de la crítica del arte venezolano cuestionó en algún momento el problema en torno a la ausencia de la referencia local en el arte abstracto de los años cincuenta. Para entender esta supuesta negación habría que considerar la llegada a Caracas desde una provincia atrasada y rural de varios jóvenes que pronto se convertirían en practicantes de tal corriente artística, la situación anacrónica de la educación del arte en la capital y el contraste que esto suponía con referentes de gran resonancia internacional: París, por ejemplo, como centro artístico del mundo.