Ir al contenido principal

Fotografía: abordar al individuo

Diane Arbus

La presencia del ser humano en la fotografía se caracteriza por una trayectoria que históricamente y, por lo general, se dirige de forma paulatina de afuera hacia adentro. Durante las décadas que van del veinte al cuarenta, la participación del cuerpo humano se aprecia a partir de su potencialidad formal para alcanzar algunos niveles de abstracción (Edward Weston), para causar conmoción (Weegee), para evocar un tiempo que se va (Brassaï).

Las experiencias del fotoperiodismo y la fotografía documental propiciaron un acercamiento a una dimensión más íntima del retratado, que incluso llegó a sentar las bases de una fotografía que revelando los atributos del personaje, evidenciara las cualidades e incluso las posibles carencias del espectador.

Una tradición del retrato social, que provenía de fotógrafos como August Sander, continúa con Diane Arbus (1923-1971), aunque en este caso no se pretenda la imparcialidad que Sander profesaba en su momento para su trabajo. En el caso de Arbus se plantea el interés por registrar personajes excluidos socialmente, para luego, a partir de allí, asumir el reto de establecer una relación entre ellos y el espectador. Esa relación es posible gracias a cierta inocencia que puede detectarse en muchas de sus fotografías, y que después de un tiempo permite vencer las defensas que ellas nos plantean.

Irving Penn. Ingmar Berman, 1964

La fotografía de modas durante los años cincuenta también es una forma de entender esta aproximación al retrato. La importancia que se otorga a la expresión subjetiva del personaje es elocuente en las cualidades que adquiere este tipo de trabajos, tan alejado del estilo pomposo y teatral que caracterizó al retrato fotográfico desde sus inicios. Irving Penn (1917), es un ejemplo útil para describir el estilo sobrio y austero que permite una mayor participación de la personalidad del retratado, al tiempo que, ayudado por el ambiente de sofisticación, intenta idealizarlo.

Richard Avedon. Duques de Windsor, 1954

Este aspecto es llevado a un nivel de gran creatividad por Richard Avedon (1923) quien ha resaltado en su trabajo las expresiones grotescas de las muecas y gestos de sus personajes.

William Wegman. Blondes/Brunettes, 1972. The Museum of Modern Art, Nueva York

William Wegman (1943) apela a usos del retrato formalizados por la vida en sociedad, como el de los documentos de identidad y las licencias de conducir, de una manera tal que consigue centrar nuestra atención hacia su aparente intrascendencia, habituados como estamos a convivir con ellos.

Cindy Sherman. Untitled Film Still #21, 1978. The Museum of Modern Art, Nueva York

Cindy Sherman (1954) se vale también de los arquetipos que elabora la sociedad moderna, en este caso de aquellos que son producto de la industria cinematográfica para reelaborar con sus fotografías una especie de “película” que cuestione varios de los planteamientos fundamentales de la vida contemporánea.

Philip-Lorca DiCorcia

Philip-Lorca DiCorcia (1953) concentra parte de su trabajo en Hollywood, mostrando aquello que habitualmente no está asociado al esplendor de esta ciudad. DiCorcia se vale de un gran refinamiento en el acabado de sus fotografías que contrasta con la sordidez presente en los barrios que rodean a la meca del cine, lo cual revela un alto grado de sensibilidad heredada de la tradición de la fotografía documental.

Lo más visto

El arte precolombino de Venezuela

Estoy viendo imágenes de figuras de alfarería del prehispánico de Venezuela, y después de repasar sus cualidades técnicas y las coordenadas geográficas y cronológicas que el arqueólogo minuciosamente les asignó, me entretengo pensando en los cientos, miles de años que han transcurrido desde que fueron realizadas, en las horas remotas en que un hombre, una mujer, conjuró en un poco de arcilla un alivio para los temores de la selva y las dudas de la noche infinita.

¿Existió alguna vez una cerámica venezolana?

En agosto de 1963, en ocasión de una exposición de cerámica que itineraba por Washington, su auspiciador, Hans Neumann, llamaba la atención sobre el título escogido para aquella muestra: Venezuelan Pottery. Lo curioso era que entre las obras exhibidas no se apreciaba una posible conexión que tributara la tradición alfarera de nuestros antepasados, y en cuanto a los artistas, algunos de ellos no habían nacido en el país. Neumann achacaba estos aspectos al hecho de que la trayectoria de nuestra cerámica, en especial la que era fruto de una expresión individual, era relativamente corta pues se había iniciado apenas a principios de la década del cuarenta del siglo XX.

Las casas de Bárbaro Rivas

La obra de Bárbaro Rivas (1893-1967) es una mezcla de géneros. En ella, los paisajes y retratos, la pintura religiosa y la de costumbres se juntan para crear una confluencia de memoria y devoción en la que es posible notar una referencia casi constante a la casa. Se trata de una presencia recurrente que participa de diverso modo en el propósito de sus cuadros. A veces, la casa surge como el telón de fondo del retrato del pintor o como su amparo. Ella es el color; él es la figura en matices de blanco y negro. El artista se nos muestra de frente; la morada, en cambio, se nos da casi toda en los planos imposibles que se extienden por la latitud del cartón.