Ir al contenido principal

Lia Menna Barreto

5 Kens

Lia Menna Barreto es una artista brasileña, nacida en Río de Janeiro en 1959. Estudió dibujo en la Universidade Federal do Rio Grande do Sul. Pronto se dedicó a producir ensamblajes e instalaciones con formas extrañas, en algunos casos chocantes, que tienden a desafiar nuestra manera de percibir el mundo.

Desde comienzos de los años ochenta se ha concentrado en el tema de la niñez, incorporando objetos asociados al mundo infantil junto con algunos elementos orgánicos.

Su obra se ha perfilado en la connotación de ciertas transgresiones que se alejan de cualquier apariencia dulcificada, tal como se evidencia en sus ensamblajes con muñecos desmembrados o en sus cabezas usadas a modo de macetas para plantas.

A través de su trabajo, la artista alude a la violencia, la soledad y el miedo que se ciernen sobre el mundo contemporáneo, valores que subyacen en los avances de la tecnología y en el desborde frenético del consumismo.

Lia Menna Barreto




Lo más visto

El arte precolombino de Venezuela

Estoy viendo imágenes de figuras de alfarería del prehispánico de Venezuela, y después de repasar sus cualidades técnicas y las coordenadas geográficas y cronológicas que el arqueólogo minuciosamente les asignó, me entretengo pensando en los cientos, miles de años que han transcurrido desde que fueron realizadas, en las horas remotas en que un hombre, una mujer, conjuró en un poco de arcilla un alivio para los temores de la selva y las dudas de la noche infinita.

¿Existió alguna vez una cerámica venezolana?

En agosto de 1963, en ocasión de una exposición de cerámica que itineraba por Washington, su auspiciador, Hans Neumann, llamaba la atención sobre el título escogido para aquella muestra: Venezuelan Pottery. Lo curioso era que entre las obras exhibidas no se apreciaba una posible conexión que tributara la tradición alfarera de nuestros antepasados, y en cuanto a los artistas, algunos de ellos no habían nacido en el país. Neumann achacaba estos aspectos al hecho de que la trayectoria de nuestra cerámica, en especial la que era fruto de una expresión individual, era relativamente corta pues se había iniciado apenas a principios de la década del cuarenta del siglo XX.

Las casas de Bárbaro Rivas

La obra de Bárbaro Rivas (1893-1967) es una mezcla de géneros. En ella, los paisajes y retratos, la pintura religiosa y la de costumbres se juntan para crear una confluencia de memoria y devoción en la que es posible notar una referencia casi constante a la casa. Se trata de una presencia recurrente que participa de diverso modo en el propósito de sus cuadros. A veces, la casa surge como el telón de fondo del retrato del pintor o como su amparo. Ella es el color; él es la figura en matices de blanco y negro. El artista se nos muestra de frente; la morada, en cambio, se nos da casi toda en los planos imposibles que se extienden por la latitud del cartón.