Ir al contenido principal

Néstor Alí Quiñones

De extracción autodidacta, Néstor Alí Quiñones (Tovar, Mérida, 1963) recurre a las cualidades de textura y color propias del expresionismo para elaborar su discurso.

Retrato a imitador, 1996. Ateneo de Valencia, Venezuela

La libertad emotiva no altera las formas, que contribuyen al equilibrio de la estructura compositiva. Junto con la sensibilidad en la pincelada, sobresale la actitud de los personajes emergiendo de ese manto de materia y color. La profundidad psicológica proviene de la disposición de las figuras, en perspectivas que recuerdan a veces el expresionismo cinematográfico.

El artista ha querido ver su trabajo como un desarrollo del cubismo en los términos de un acercamiento diferente al problema de la bidimensionalidad de la pintura. Este gesto de mirar al cubismo como referencia se enmarca también en la actitud desprejuiciada con que el arte contemporáneo asume las referencias históricas, lo cual incide en la poética y el sustento conceptual de estas obras.

En Retrato a imitador el artista se presenta a sí mismo vestido de arlequín en compañía de un perro. ¿A quién mira? ¿A un espectador fortuito? ¿Acaso al autor que nos revela en la obra su propia persona?

Lo más visto

El arte precolombino de Venezuela

Estoy viendo imágenes de figuras de alfarería del prehispánico de Venezuela, y después de repasar sus cualidades técnicas y las coordenadas geográficas y cronológicas que el arqueólogo minuciosamente les asignó, me entretengo pensando en los cientos, miles de años que han transcurrido desde que fueron realizadas, en las horas remotas en que un hombre, una mujer, conjuró en un poco de arcilla un alivio para los temores de la selva y las dudas de la noche infinita.

El arte abstracto y la emoción de la geometría

En toda obra de arte existe siempre un determinado grado de abstracción. Cada época y cada artista propone o asume una distancia con respecto a los objetos que decide representar en un dibujo, una pintura o una escultura, haciendo que la identificación de las figuras por parte del espectador sea más o menos directa. Otros artistas, como consecuencia de un proceso de abstracción que se torna más intenso, deciden excluir por completo el objeto de referencia con lo cual las imágenes ya no pueden ser fácilmente identificables.

El arte abstracto y la negación de la realidad

Una parte de la crítica del arte venezolano cuestionó en algún momento el problema en torno a la ausencia de la referencia local en el arte abstracto de los años cincuenta. Para entender esta supuesta negación habría que considerar la llegada a Caracas desde una provincia atrasada y rural de varios jóvenes que pronto se convertirían en practicantes de tal corriente artística, la situación anacrónica de la educación del arte en la capital y el contraste que esto suponía con referentes de gran resonancia internacional: París, por ejemplo, como centro artístico del mundo.