Ir al contenido principal

Para la restitución del magma

Juan Calzadilla, Salvador Garmendia, Zonia Asparren,
José María Cruxent y Carlos Contramaestre en una
exposición del Techo de la Ballena, 1963


es necesario restituir el magma
la materia en ebullición
la lujuria de la lava
colocar una tela al pie de un volcán
restituir el mundo
la lujuria de la lava
demostrar que la materia es más lúcida que el color
de esta manera lo amorfo
cercenado de la realidad todo lo superfluo que la impide trascenderse
supera la inmediatez de la materia como medio de expresión haciéndola
no instrumento ejecutor
pero sí médium actuante que se vuelve estallido
impacto
la materia se trasciende
la materia se trasciende
las texturas se estremecen
los ritmos tienden al vértigo
eso que preside el acto de crear que es
violentarse-dejar constancia de que se es
porque hay que restituir al magma en su caída...
el informalismo lo reubica en la plena actividad del crear
restablece categorías y relaciones que ya la ciencia presiente
porque el informalismo también tiene su hongo
el toque de una materia arbitraria que corre hasta los ojos más incrédulos
es una posibilidad de creación tan evidente ya tan real como la tierra y la piedra que configuran las montañas porque es necesario restituir el magma
la materia en ebullición la prótesis de adán.

"Para la restitución del magma” fue el primer manifiesto del Techo de la Ballena, impreso en Rayado sobre El Techo, n° 1, Ediciones de El Techo de la Ballena, el 24 de marzo de 1961.

Enlaces a las páginas de donde provienen las imágenes:
http://zonaliteratura.com/index.php/2011/12/27/medio-siglo-atras-surgia-el-techo-de-la-ballena/
http://laballenamiraalcielo.blogspot.com/2009/12/introduccion-el-techo-de-la-ballena.html

Lo más visto

El arte precolombino de Venezuela

Estoy viendo imágenes de figuras de alfarería del prehispánico de Venezuela, y después de repasar sus cualidades técnicas y las coordenadas geográficas y cronológicas que el arqueólogo minuciosamente les asignó, me entretengo pensando en los cientos, miles de años que han transcurrido desde que fueron realizadas, en las horas remotas en que un hombre, una mujer, conjuró en un poco de arcilla un alivio para los temores de la selva y las dudas de la noche infinita.

¿Existió alguna vez una cerámica venezolana?

En agosto de 1963, en ocasión de una exposición de cerámica que itineraba por Washington, su auspiciador, Hans Neumann, llamaba la atención sobre el título escogido para aquella muestra: Venezuelan Pottery. Lo curioso era que entre las obras exhibidas no se apreciaba una posible conexión que tributara la tradición alfarera de nuestros antepasados, y en cuanto a los artistas, algunos de ellos no habían nacido en el país. Neumann achacaba estos aspectos al hecho de que la trayectoria de nuestra cerámica, en especial la que era fruto de una expresión individual, era relativamente corta pues se había iniciado apenas a principios de la década del cuarenta del siglo XX.

Las casas de Bárbaro Rivas

La obra de Bárbaro Rivas (1893-1967) es una mezcla de géneros. En ella, los paisajes y retratos, la pintura religiosa y la de costumbres se juntan para crear una confluencia de memoria y devoción en la que es posible notar una referencia casi constante a la casa. Se trata de una presencia recurrente que participa de diverso modo en el propósito de sus cuadros. A veces, la casa surge como el telón de fondo del retrato del pintor o como su amparo. Ella es el color; él es la figura en matices de blanco y negro. El artista se nos muestra de frente; la morada, en cambio, se nos da casi toda en los planos imposibles que se extienden por la latitud del cartón.