Ir al contenido principal

Una escoba para Seka

Seka. Foto: José Sigala

Bebí el café de Seka un par de veces, convidado por unos amigos, amantes también de la cerámica, que me invitaban a la casa de aquella maestra del barro modelado ya en sus años de retiro. Su café era fuerte y al tragarlo podías sentir ese grano finamente molido como es costumbre en los países de la península balcánica.

Como he comentado en otra entrada, las residencias de los ceramistas suelen guardar sorpresas agradables, especialmente por el vínculo que mantienen con la naturaleza. No creo haber llegado hasta el jardín de Seka, pero tampoco fue necesario. El salón principal tenía solo tres paredes, la cuarta era el panorama verde del césped, algunos árboles, y lo más sorprendente, una bandada de pájaros que de vez en cuando, excitados por algún ruido, se echaban a volar, produciendo un hermoso espectáculo de sonido y movimiento.

En aquel salón, hacia una esquina, una escultura de Gego acompañaba uno de los grandes volúmenes cerámicos de Seka, lo cual generaba una interesante confluencia de color y líneas, pero más importante, una relación conceptual entre el entramado geométrico que Seka desperdigaba tenuemente por la superficie de sus obras y el que Gego construía en el espacio con varillas de metal. Cada una por su lado llegó de Europa escapando de los desastres de la guerra y sin más circunstancias en común aportaron una obra que bien justifica a futuro un estudio de sus imprevistas coincidencias y afinidades.

Seka Severin nació el 10 de abril de 1923 en Zagreb, que entonces formaba parte de Yugoslavia, y allí estudió escultura en la Akademia Likovnih Umjetnosti. Pocos días antes de cumplir los 18 años, Croacia fue invadida por las Potencias del Eje, y según creo haber escuchado, en medio del fragor de la ciudad tomada y sin otra cosa que poder regalar a la cumpleañera, alguien tomó una escoba que había en el refugio y amorosamente se la entregó a la seka de la familia. La fuerza de aquel gesto hizo que con el paso del tiempo los cumpleaños de la artista incluyeran siempre una escoba como obsequio.

En 1946 se instala en Francia gracias a una beca del gobierno de ese país, y obtiene una licenciatura en letras, historia del arte y arqueología por la Université de Paris. En 1948, al concluir sus estudios comienza a trabajar en la cerámica y en 1952 decide trasladarse a Caracas. A la capital de Venezuela llegó cuando la cerámica estaba iniciando un proceso de cambio hacia una depuración formal y cromática en correspondencia con el espíritu de modernidad de aquella incipiente metrópolis.

Sin título, 1972. Victoria and Albert Museum, Londres

Como varias ceramistas de aquella época, llego un momento en que las vasijas de Seka, en la búsqueda de una mayor autonomía expresiva, comenzaron a cerrarse. Así surgieron piezas que propiciaban metáforas minerales y milenarias, pero que en su caso provienen de una largo y complejo proceso de modelado y quemas, tal como lo resume Miguel Arroyo:

En sus piezas "está previsto, configurado e intemporalizado —como en esplendorosos diagramas secuenciales— el estremecedor proceso de convulsiones, erupciones, deslizamientos y fusiones por las que habrá de pasar —y pasa— la materia hasta lograr su final estabilización. Por ello, cuando las miramos detenidamente descubrimos que las resonancias que ellas producen en nuestra mente no están motivadas por asociaciones superficiales, sino por causas mucho más profundas que tienen que ver con la vinculación que existe entre sus materias y otras que vivieron parecido o idéntico proceso de conflagración y de estabilización.

Así como hay un vínculo con la naturaleza, hay también un componente muy humano, un tiempo de realización de la obra que existe en toda cerámica, pero que en Seka adquiere connotaciones especiales: aquellas esferas son consecuencia de una paciente labor de modelado a partir de la superposición de delgados churros de barro, hasta alcanzar esas formas semiesférica. A ello se suma un laborioso proceso de quemas sucesivas de baja temperatura de donde emana la sutileza cromática de sus obras, que a menudo también propician nexos con el cielo y con las nubes. La fuerza del bello trabajo de Seka proviene de esa potencia simbólica que brota de las misteriosas superficies de sus piezas, labradas a partir de la mano que forma y del fuego que dibuja.

Lo más visto

El arte precolombino de Venezuela

Estoy viendo imágenes de figuras de alfarería del prehispánico de Venezuela, y después de repasar sus cualidades técnicas y las coordenadas geográficas y cronológicas que el arqueólogo minuciosamente les asignó, me entretengo pensando en los cientos, miles de años que han transcurrido desde que fueron realizadas, en las horas remotas en que un hombre, una mujer, conjuró en un poco de arcilla un alivio para los temores de la selva y las dudas de la noche infinita.

¿Existió alguna vez una cerámica venezolana?

En agosto de 1963, en ocasión de una exposición de cerámica que itineraba por Washington, su auspiciador, Hans Neumann, llamaba la atención sobre el título escogido para aquella muestra: Venezuelan Pottery. Lo curioso era que entre las obras exhibidas no se apreciaba una posible conexión que tributara la tradición alfarera de nuestros antepasados, y en cuanto a los artistas, algunos de ellos no habían nacido en el país. Neumann achacaba estos aspectos al hecho de que la trayectoria de nuestra cerámica, en especial la que era fruto de una expresión individual, era relativamente corta pues se había iniciado apenas a principios de la década del cuarenta del siglo XX.

Las casas de Bárbaro Rivas

La obra de Bárbaro Rivas (1893-1967) es una mezcla de géneros. En ella, los paisajes y retratos, la pintura religiosa y la de costumbres se juntan para crear una confluencia de memoria y devoción en la que es posible notar una referencia casi constante a la casa. Se trata de una presencia recurrente que participa de diverso modo en el propósito de sus cuadros. A veces, la casa surge como el telón de fondo del retrato del pintor o como su amparo. Ella es el color; él es la figura en matices de blanco y negro. El artista se nos muestra de frente; la morada, en cambio, se nos da casi toda en los planos imposibles que se extienden por la latitud del cartón.