Ir al contenido principal

Adolfo Morales

Adolfo Morales despliega en su obra una impronta contemporánea que paradójicamente proviene de una seleccion de materiales, técnicas y formas que aluden al pasado. La seguridad con que aparentemente se fijó sus objetivos artísticos le da una coherencia a su propuesta que luce lejos de extraviarse en la cantidad enorme de información que puede atosigar hoy en día a un artista.


Sin título, de la serie Crisálidas, 2005. Mercantil, Caracas

Ese pasado que orienta su obra está referido al tiempo originario de la arcilla, a los métodos primitivos de que se vale para endurecer el barro y a las formas que rememoran los juguetes y otras vicisitudes de su infancia.

Nacido en Maracaibo en 1965, Morales siguió cursos libres de dibujo y pintura, y luego clases regulares de cerámica con Cecilia Rincón y Alicia Benamú, entre 1980-1984. En este período fundó con Javier  Rondón el taller de cerámica Piedra de Ojo.

De su infancia provienen las formas que un día acompañaron sus juegos, entre ellas el trompo o la peonza, las cuales tradujo a la arcilla, haciendo una especie de analogía entre la creación de la forma original del juguete en madera y la que salía de sus manos luego del paciente bruñido del barro.

Peonza, 2002. Mercantil, Caracas

Esta investigación se remonta a sus inicios como ceramista, cuando se interesó por el trabajo de los loceros, su técnica para bruñir sus obras y las quemas con el fuego al aire libre, como lo hacían los alfareros primitivos antes de la invención del horno.

Fruto de la actitud de respeto hacia estos artesanos, Morales quiso homenajear este antiguo procedimiento, el cual describe así: "La técnica es simple, una vez que las piezas están elaboradas se dejan secar. Luego se humedecen por parte y luego con una cuchara, bombillo, piedra de ágata o piedra de río lisa se frota con mucho cuidado hasta que la superficie quede completamente lisa o los poros estén sellados, luego se le da una quema de bizcocho de cono 018 o 017 (entre 700 y 720 grados centígrados) y después las ahumo o les doy una quema primitiva".

Como en este hacer incluyó la memoria de su infancia, el resultado estimula múltiples asociaciones. Una de ellas tiene que ver con el difuminado de la frontera entre el artesano y el artista, un quiebre de fronteras que se halla en consonancia con la complejidad del arte contemporáneo. Una consecuencia de esta actitud sería el replanteamiento de la idea de serie. El arte popular se despliega a través de series casi interminables, donde las formas que han logrado eficacia se repiten casi hasta el infinito. Allí se perciben apenas algunas diferencias, pequeñas variaciones que a lo largo de la serie incidirán en otras mejoras de diseño del producto final. Este aspecto serial de la obra le sirve de base al artista para desplegar propuestas espaciales que lo internan en el campo de la instalación.

Es en el contexto de la instalación donde los atributos plásticos de la piezas adquieren significaciones de gran sensibilidad. El brillo y la naturaleza táctil de esos volúmenes, y aun el eco lejano de las chamizas ardiendo en la quema, excitan la relación con el espectador que acepta internarse en los intersticios de su disposición en sala, tentado a acariciar la calidad de la arcilla fraguada por la paciente labor de su autor.

Lo más visto

El arte precolombino de Venezuela

Estoy viendo imágenes de figuras de alfarería del prehispánico de Venezuela, y después de repasar sus cualidades técnicas y las coordenadas geográficas y cronológicas que el arqueólogo minuciosamente les asignó, me entretengo pensando en los cientos, miles de años que han transcurrido desde que fueron realizadas, en las horas remotas en que un hombre, una mujer, conjuró en un poco de arcilla un alivio para los temores de la selva y las dudas de la noche infinita.

El arte abstracto y la negación de la realidad

Una parte de la crítica del arte venezolano cuestionó en algún momento el problema en torno a la ausencia de la referencia local en el arte abstracto de los años cincuenta. Para entender esta supuesta negación habría que considerar la llegada a Caracas desde una provincia atrasada y rural de varios jóvenes que pronto se convertirían en practicantes de tal corriente artística, la situación anacrónica de la educación del arte en la capital y el contraste que esto suponía con referentes de gran resonancia internacional: París, por ejemplo, como centro artístico del mundo.

Calles de La Guaira

Al igual que Caracas y sus alrededores, el litoral central fue punto de interés de los artistas venezolanos de la primera mitad del siglo XX. Así como se concentraban en el Ávila y las calles caraqueñas, del mismo modo cruzaban la gran montaña en busca de la luz de los pueblos costeros. Entre ellos, Armando Reverón es el más célebre por su pasión por estos cálidos escenarios, en los cuales más que un motivo para sus telas encontró el alimento principal de su pintura