Ir al contenido principal

María Cristina Carbonell

La esencia, 2006. Ateneo de Valencia, Venezuela

María Cristina Carbonell (San Juan, Puerto Rico, 1964) solía ensamblar piezas de distintos materiales y de referencias cronológicas yuxtapuestas para revisar la estética de otras épocas. El resultado fueron obras que remitían, no sin una dosis de humor, a productos culturales cuestionados por su supuesta mediocridad, pero que al mismo tiempo se hallaban rodeados por un alarde de belleza.

De este período destaca su interés en las repercusiones simbólicas del mármol como soporte para inscripciones fúnebres, aunque, en este caso, en un contexto ironizado. Posteriormente, exploró otros medios como la pintura, la escultura, la instalación y el video, con los que ha abordado el paisaje, lo cotidiano y el mundo interior.

En La esencia, la artista desarrolló una narrativa sobre el tema femenino a través de la desubicación de personajes que muestran una indiferencia hacia las circunstancias adversas de la vida. La selección de una geisha y un ninja obedece al interés de trabajar con caracteres que suscitan múltiples reacciones, muchas de ellas agresivas por la incomprensión que surge de la interacción con el público. La artista encuentra en esa indeferencia un elemento cruel y a veces cargado de ternura que le plantea amplias posibilidades para desarrollar su trabajo.

Lo más visto

María Luisa Tovar: El descubrir de una vocación

Los inicios artísticos de María Luisa Tovar (Caracas, 1902-1992) se remontan a 1916, cuando su padre, Nicomedes Zuloaga, invita al escultor catalán Ángel Cabré i Magrinyà a dar clases particulares a sus hijas y otras amigas. En un espacio de la casona de El Paraíso habilitado especialmente para ello se reunían el maestro y sus alumnas a realizar ejercicios de dibujo y pintura, según los modelos académicos de docencia propios de la época.

El arte precolombino de Venezuela

Estoy viendo imágenes de figuras de alfarería del prehispánico de Venezuela, y después de repasar sus cualidades técnicas y las coordenadas geográficas y cronológicas que el arqueólogo minuciosamente les asignó, me entretengo pensando en los cientos, miles de años que han transcurrido desde que fueron realizadas, en las horas remotas en que un hombre, una mujer, conjuró en un poco de arcilla un alivio para los temores de la selva y las dudas de la noche infinita.

Apuntes sobre el periodismo cultural

Hacer una definición de periodismo cultural que responda a las exigencias del mundo actual no parece una tarea sencilla. Lo que los medios de comunicación entienden por “cultura” es algo que ha evolucionado desde aquellos tiempos en que aparecieron en los diarios las primeras crónicas literarias hasta las numerosas oportunidades que ofrece ahora la comunicación digital. Ciertamente, el concepto de cultura es bastante complejo y tal vez a ello se deba la dificultad que tiene este tipo de periodismo para delimitar su verdadero campo de acción.

Con frecuencia aparecen medios y profesionales que asumen tareas que parece no les corresponden o que descartan funciones que sí son decisivas para brindar información relevante y pertinente sobre el acontecer simbólico en una sociedad. Mi interés en este tema proviene porque encuentro en el periodismo una valiosa oportunidad para acercar la experiencia cultural a más personas, saltando las barreras de falsa erudición que a veces se interponen en…