Ir al contenido principal

Cubismo y realidad

Pablo Picasso
Estudio para Mujer sentada en un sillón, hacia 1913
Museo de Bellas Artes, Caracas

Para  Braque y  Picasso, el cubismo expresaba lo real de una manera más convincente e inteligente que otras formas de realismo en pintura. Una de esas otras formas, tal vez la de mayor impacto, se basa en el empleo de la perspectiva única, un recurso que se proponía producir la ilusión de un espacio tridimensional en la superficie plana de la obra y con ello dar cuenta del mundo circundante.

Desde los tiempos del Renacimiento, la pintura quiso alcanzar un grado de  representación lo más cercano posible a la realidad. Para ello se orientaron hacia lo humano como origen, medida e ideal del arte. El interés en representar las cosas tal como se ven en la realidad terminó haciendo de la pintura un arte de la visión, un enfoque que persistió prácticamente hasta el final del impresionismo.

Uno de los cambios más trascendentales que introdujo el cubismo fue prescindir de la visibilidad de las cosas para representarlas tal como sabemos que son. Por ello la ilusión del parecido basado en la imagen mimética y en la perspectiva ya no eran tan imprescindibles. No obstante, los cubistas aún se referían en sus obras a objetos tridimensionales que buscaban llevar a las dos dimensiones del plano pictórico, solo que ahora prescindían del sentido ilusionista del parecido.

El compromiso con la realidad se mantuvo en favor de un análisis intenso de otras cualidades que poseen los objetos como son el volumen y la masa, los cuales necesariamente aluden a una presencia y a la manera como percibimos esos objetos en el espacio. En este sentido podían reducir la referencialidad de los objetos, es decir su dependencia de "hacerse visibles" para ser reconocidos, y apoyarse en una operación de raciocinio por parte del espectador para reconstruir en un espacio mental la pintura plana que tenía ante sí.

Para llevar a cabo esta depuración, los cubistas se apoyaron en el carácter estructural de los últimos cuadros de Paul Cézanne, así como en la esencialidad geométrica de la escultura africana. Del mismo modo, este ejercicio les permitió distanciarse del decorativismo en que había caído parte de la pintura moderna en su afán de incorporar la mayor cantidad de elementos que garantizacen un alto nivel de realidad en la obra.

Al tratarse de un arte que ademas de la visión necesita también del pensamiento para el reconocimiento de las figuras, el cubismo requiere un tiempo distinto para su conformación. Si el impresionismo nace de la fugacidad casi inasible del momento, el cubismo se ampara en la duración de un proceso perceptivo que fluctúa sin parar. Esto puede decirse de su naturaleza plástica pero también de lo que implica la operacion de contemplación por parte del espectador.

Estos dos aspectos que tienen que ver por una parte con un sentido intelectual de la visión y por la otra con un tiempo continuo que aúna el origen y la percepción de la obra, llevan a traspasar la visión  del cubismo como un estilo y a proponerlo como un sistema de organizacion de la realidad a partir de un proceso complejo de pensamiento visual.

Dado que se produce una mayor concentración en el objeto, pero desde una naturaleza diferente, el resultado tiene tendencia a la abstracción, aunque no sea este el propósito que se persigue. Los artistas del cubismo no asumieron la abstraccion plena, al contrario, cuando esta posibilidad se vislumbraba se dieron a la tarea de aumentar el reconocimiento de las figuras mediante la incorporación arbitraria de fragmentos, dando lugar a una mayor presencia subjetiva en la obra.

La consecuencia fue la invención del collage, donde confluyen no solo las distintas facetas de la realidad sino también la repercusión simbólica que acompaña a tales fragmentos, con lo cual la obra se hace poliedrica en lo formal, pero también en la superposición de significados, lo cual es una forma de presentar la realidad tal como ella es en toda su multiplicidad y de manera cotidiana.

El cubismo es el resultado de un gran ejercicio de imaginación y una reflexion sobre la realidad que se produce desde el ámbito autónomo del arte, que encuentra correspondencia en los estudios de la física y la filosofía del momento. Pero también es el cubismo una respuesta del arte ante un mundo que perdía su familiaridad y cuyo extrañamiento poco alentador exigía nuevas maneras de abordarlo.

Lo más visto

El arte precolombino de Venezuela

Estoy viendo imágenes de figuras de alfarería del prehispánico de Venezuela, y después de repasar sus cualidades técnicas y las coordenadas geográficas y cronológicas que el arqueólogo minuciosamente les asignó, me entretengo pensando en los cientos, miles de años que han transcurrido desde que fueron realizadas, en las horas remotas en que un hombre, una mujer, conjuró en un poco de arcilla un alivio para los temores de la selva y las dudas de la noche infinita.

¿Existió alguna vez una cerámica venezolana?

En agosto de 1963, en ocasión de una exposición de cerámica que itineraba por Washington, su auspiciador, Hans Neumann, llamaba la atención sobre el título escogido para aquella muestra: Venezuelan Pottery. Lo curioso era que entre las obras exhibidas no se apreciaba una posible conexión que tributara la tradición alfarera de nuestros antepasados, y en cuanto a los artistas, algunos de ellos no habían nacido en el país. Neumann achacaba estos aspectos al hecho de que la trayectoria de nuestra cerámica, en especial la que era fruto de una expresión individual, era relativamente corta pues se había iniciado apenas a principios de la década del cuarenta del siglo XX.

Las casas de Bárbaro Rivas

La obra de Bárbaro Rivas (1893-1967) es una mezcla de géneros. En ella, los paisajes y retratos, la pintura religiosa y la de costumbres se juntan para crear una confluencia de memoria y devoción en la que es posible notar una referencia casi constante a la casa. Se trata de una presencia recurrente que participa de diverso modo en el propósito de sus cuadros. A veces, la casa surge como el telón de fondo del retrato del pintor o como su amparo. Ella es el color; él es la figura en matices de blanco y negro. El artista se nos muestra de frente; la morada, en cambio, se nos da casi toda en los planos imposibles que se extienden por la latitud del cartón.