Ir al contenido principal

Jorge Barreto

Jorge Barreto. Concha, 2005
Foto: Manuel Ricardo Pérez

En el poblado de Cabudare, a unos cuantos kilómetros al sureste de Barquisimeto, se encuentra el taller Tierra Quemada, centro de producción fundado por Jorge Barreto en 1973 luego de realizar estudios de cerámica en Estados Unidos. Al principio el trabajo en el torno absorbía la mayor parte del tiempo del taller, lo cual aunado al gusto por otras manifestaciones que llaman su atención como los murales, las placas y bandejas, le hizo ver la necesidad de incorporar a otros personas y conformar un equipo de producción.

Jorge Barreto ha concentrado su labor en la simplificación,—como él la llama— de una buena parte del proceso de producción de la obra. Esto lo ha conducido a alterar ciertos aspectos inherentes a la cerámica entendida como una pieza realizada en su totalidad por un solo individuo. De tal modo se dio a la tarea de agregar elementos mecánicos al taller que han contribuido a la subsistencia económica a través de la disciplina.

La necesidad de reducir los costos de producción para mantener el taller lo condujo a la incorporación de las “tarrajas”, suerte de moldes operados mecánicamente que abrevian enormemente el tiempo del modelado de la pieza. Sin embargo, la naturaleza de Jorge Barreto lo lleva aún a someter a las piezas a un retorneado manual que les define la forma final y que las singulariza en ese contacto humano.

La mecanización de una parte del proceso le ha permitido el despliegue sensible de la ornamentación, la cual está basada en motivos prehispánicos con una tendencia a la síntesis formal que deriva en un planteamiento abstracto de tipo geométrico y orgánico. Esto es visible en los vasos o “taruros” —como se denominan en la zona— y en un tipo de vasija que Barreto llama “conchas”, cuya circularidad  se ve interrumpida por grandes cortes en ángulo recto que invitan a la contemplación de la decoración interior. Desde el punto de vista formal sus piezas realzan el catálogo que ha impuesto la vajilla tradicional, pero la valoración que las hace objetos de bella artesanía proviene del poder sugestivo que emana del esquema decorativo y la gracia en el diseño que tiene su trabajo.

Lo más visto

María Luisa Tovar: El descubrir de una vocación

Los inicios artísticos de María Luisa Tovar (Caracas, 1902-1992) se remontan a 1916, cuando su padre, Nicomedes Zuloaga, invita al escultor catalán Ángel Cabré i Magrinyà a dar clases particulares a sus hijas y otras amigas. En un espacio de la casona de El Paraíso habilitado especialmente para ello se reunían el maestro y sus alumnas a realizar ejercicios de dibujo y pintura, según los modelos académicos de docencia propios de la época.

El arte precolombino de Venezuela

Estoy viendo imágenes de figuras de alfarería del prehispánico de Venezuela, y después de repasar sus cualidades técnicas y las coordenadas geográficas y cronológicas que el arqueólogo minuciosamente les asignó, me entretengo pensando en los cientos, miles de años que han transcurrido desde que fueron realizadas, en las horas remotas en que un hombre, una mujer, conjuró en un poco de arcilla un alivio para los temores de la selva y las dudas de la noche infinita.

Apuntes sobre el periodismo cultural

Hacer una definición de periodismo cultural que responda a las exigencias del mundo actual no parece una tarea sencilla. Lo que los medios de comunicación entienden por “cultura” es algo que ha evolucionado desde aquellos tiempos en que aparecieron en los diarios las primeras crónicas literarias hasta las numerosas oportunidades que ofrece ahora la comunicación digital. Ciertamente, el concepto de cultura es bastante complejo y tal vez a ello se deba la dificultad que tiene este tipo de periodismo para delimitar su verdadero campo de acción.

Con frecuencia aparecen medios y profesionales que asumen tareas que parece no les corresponden o que descartan funciones que sí son decisivas para brindar información relevante y pertinente sobre el acontecer simbólico en una sociedad. Mi interés en este tema proviene porque encuentro en el periodismo una valiosa oportunidad para acercar la experiencia cultural a más personas, saltando las barreras de falsa erudición que a veces se interponen en…