Ir al contenido principal

Jorge Barreto

Jorge Barreto. Concha, 2005
Foto: Manuel Ricardo Pérez

En el poblado de Cabudare, a unos cuantos kilómetros al sureste de Barquisimeto, se encuentra el taller Tierra Quemada, centro de producción fundado por Jorge Barreto en 1973 luego de realizar estudios de cerámica en Estados Unidos. Al principio el trabajo en el torno absorbía la mayor parte del tiempo del taller, lo cual aunado al gusto por otras manifestaciones que llaman su atención como los murales, las placas y bandejas, le hizo ver la necesidad de incorporar a otros personas y conformar un equipo de producción.

Jorge Barreto ha concentrado su labor en la simplificación,—como él la llama— de una buena parte del proceso de producción de la obra. Esto lo ha conducido a alterar ciertos aspectos inherentes a la cerámica entendida como una pieza realizada en su totalidad por un solo individuo. De tal modo se dio a la tarea de agregar elementos mecánicos al taller que han contribuido a la subsistencia económica a través de la disciplina.

La necesidad de reducir los costos de producción para mantener el taller lo condujo a la incorporación de las “tarrajas”, suerte de moldes operados mecánicamente que abrevian enormemente el tiempo del modelado de la pieza. Sin embargo, la naturaleza de Jorge Barreto lo lleva aún a someter a las piezas a un retorneado manual que les define la forma final y que las singulariza en ese contacto humano.

La mecanización de una parte del proceso le ha permitido el despliegue sensible de la ornamentación, la cual está basada en motivos prehispánicos con una tendencia a la síntesis formal que deriva en un planteamiento abstracto de tipo geométrico y orgánico. Esto es visible en los vasos o “taruros” —como se denominan en la zona— y en un tipo de vasija que Barreto llama “conchas”, cuya circularidad  se ve interrumpida por grandes cortes en ángulo recto que invitan a la contemplación de la decoración interior. Desde el punto de vista formal sus piezas realzan el catálogo que ha impuesto la vajilla tradicional, pero la valoración que las hace objetos de bella artesanía proviene del poder sugestivo que emana del esquema decorativo y la gracia en el diseño que tiene su trabajo.

Lo más visto

El arte precolombino de Venezuela

Estoy viendo imágenes de figuras de alfarería del prehispánico de Venezuela, y después de repasar sus cualidades técnicas y las coordenadas geográficas y cronológicas que el arqueólogo minuciosamente les asignó, me entretengo pensando en los cientos, miles de años que han transcurrido desde que fueron realizadas, en las horas remotas en que un hombre, una mujer, conjuró en un poco de arcilla un alivio para los temores de la selva y las dudas de la noche infinita.

¿Existió alguna vez una cerámica venezolana?

En agosto de 1963, en ocasión de una exposición de cerámica que itineraba por Washington, su auspiciador, Hans Neumann, llamaba la atención sobre el título escogido para aquella muestra: Venezuelan Pottery. Lo curioso era que entre las obras exhibidas no se apreciaba una posible conexión que tributara la tradición alfarera de nuestros antepasados, y en cuanto a los artistas, algunos de ellos no habían nacido en el país. Neumann achacaba estos aspectos al hecho de que la trayectoria de nuestra cerámica, en especial la que era fruto de una expresión individual, era relativamente corta pues se había iniciado apenas a principios de la década del cuarenta del siglo XX.

Las casas de Bárbaro Rivas

La obra de Bárbaro Rivas (1893-1967) es una mezcla de géneros. En ella, los paisajes y retratos, la pintura religiosa y la de costumbres se juntan para crear una confluencia de memoria y devoción en la que es posible notar una referencia casi constante a la casa. Se trata de una presencia recurrente que participa de diverso modo en el propósito de sus cuadros. A veces, la casa surge como el telón de fondo del retrato del pintor o como su amparo. Ella es el color; él es la figura en matices de blanco y negro. El artista se nos muestra de frente; la morada, en cambio, se nos da casi toda en los planos imposibles que se extienden por la latitud del cartón.