Ir al contenido principal

Maruja Herrera

Maruja Herrera. Florero, 2002

Proveniente del diseño gráfico y la ilustración, Maruja Herrera (Caracas, 1951) desplegó un interés hacia el dibujo libre y el diseño de historietas. El carácter fantástico de su trabajo le planteó la necesidad de incorporar el volumen tridimensional como elemento expresivo, ante lo cual la arcilla surgió como el medio idóneo para lograrlo.

La opción era por demás justificada dado el estrecho vínculo que su familia mantiene con la cerámica, además de la orientación que obtendría de su madre, la reconocida ceramista Reina Herrera, la cual complementó luego con diversos cursos que afianzaron su vocación dentro de la escultura.

En el ámbito de la cerámica utilitaria, su obra refleja fielmente los planteamientos de estructura y forma que derivan de su preferencia por la construcción a partir del ensamblaje de placas de arcilla y no mediante el torno tradicional. De esa regularidad del torno se aleja Maruja Herrera para indagar en piezas donde una impronta casi arquitectónica resulta más apreciable.

La superficie rugosa y áspera de sus vasijas responde a una búsqueda de intensas expresiones que no afectan la sencillez de sus formas, y que aumentan el efecto de desgaste natural de superficies más cercanas a lo orgánico. De allí que la presencia del gres en sus tonalidades naturales sea determinante en el resultado cromático de su trabajo. La ausencia de óxidos para alterar el color de la arcilla orienta su obra hacia las texturas mates y grisáceas que remiten a la erosión y a la arena.

Ligada al grupo de ceramistas de Turgua, del cual formó parte desde 1994, Maruja Herrera concilió el interés por un planteamiento artístico de índole escultórico que ha logrado expresiones muy particulares de uso, forma y color. El feliz resultado de ese esfuerzo se aprecia aún más cuando se juzga a la luz de los criterios de producción y calidad en un tiempo determinado que exige el trabajo de taller.

No obstante, la cerámica sigue siendo para ella una labor que requiere de paciencia, en especial cuando se es consciente del largo camino que puede mediar entre un concepto y la realización práctica de la obra. En el caso de Maruja Herrera ese camino ha estado marcado por una investigación que al distanciarse del canon tradicional del objeto cerámico utilitario, ha abierto nuevas posibilidades al disfrute en el uso y  la contemplación de su trabajo.

Lo más visto

Las constelaciones de Julio González

“Las constelaciones de Julio González. Entre la representación y la abstracción” es el título de la exposición con la que el IVAM propone una perspectiva contemporánea para valorar la producción de este importante artista catalán. Configurada a partir del trabajo de once escultores de renombre internacional, la muestra destaca la contribución de González al desarrollo de la escultura moderna y su influencia decisiva en la renovación de la forma tridimensional y el manejo del espacio.

En total se han reunido cuarenta y dos obras pertenecientes a diferentes estilos y corrientes firmadas por Andreu AlfaroMartín ChirinosGeorg HeroldJacques LipchitzMiquel NavarroReiner RuthenbeckJoel ShapiroTony Smith y David Smith.


Julio González Pellicer (Barcelona, España, 1876 - Arcueil, 1942) fue uno de los principales impulsores de la escultura moderna, debido especialmente al uso pionero y versátil del hierro. Gracias a su formación como orfebre y a las habilidades en la técnica de la…

La Generalitat Valenciana muestra los inicios de su acervo de arte contemporáneo

El arte contemporáneo tiene una amplia variedad de temas, algunos de larga data que prolongan su existencia a través de los medios y técnicas más actuales. Entre estos se encuentran el tiempo y la memoria, cuya expresión contemporánea con frecuencia contrapone la trascendencia íntima del recuerdo frente al poder hegemónico de las Historias oficiales. Otros temas han sido propiciados por el devenir tecnológico de los últimos años, en especial desde que la implantación de sus avances ya no se limita a las grandes corporaciones y los usuarios especializados, sino que se expande socialmente a tal punto que afecta la cotidianidad de las personas. Esta presencia sugiere debates políticos también cruciales que tienen que ver con conceptos históricos como individuo y sociedad, que se tambalean al calor de las nuevas tecnologías y con el reforzamiento de las reivindicaciones feministas y de género. Tal transformación, que ha sido también global, deja en evidencia los grandes desafíos cultural…

El arte abstracto y la emoción de la geometría

En toda obra de arte existe siempre un determinado grado de abstracción. Cada época y cada artista propone o asume una distancia con respecto a los objetos que decide representar en un dibujo, una pintura o una escultura, haciendo que la identificación de las figuras por parte del espectador sea más o menos directa. Otros artistas, como consecuencia de un proceso de abstracción que se torna más intenso, deciden excluir por completo el objeto de referencia con lo cual las imágenes ya no pueden ser fácilmente identificables.