Ir al contenido principal

Alexander Calder: "juguemos un poco"

Alexander Calder
Caras rotas, 1960
Museo de Arte Contemporáneo de Caracas

El juego está presente en el arte de Alexander Calder. En primer lugar por el antecedente de su famoso circo, en el que como un niño se dedicó por varios años a la creación de un mundo que organizaba como un dios. Luego su juego buscó hacerse más retador y añadió algo de libre arbitrio, algo fuera de la decisión del que juega, un elemento aleatorio como signo del azar y la libertad. Así incorporó el viento, que le permitió continuar el juego aunque él ya no estuviera allí, contemplar el juego aunque él ya no pudiera o quisiera jugar.

“Juguemos un poco” es lo que Calder habría dicho a Carlos Raúl Villanueva cuando este en 1952 le expresó la imposibilidad técnica de instalar los “platillos voladores” dentro del Aula Magna de la Ciudad Universitaria de Caracas. La actitud de enfrentar el arte no como un “problema” sino como un juego animado por el desafío de superar lo conocido y construir otra realidad, es significativa en este artista. Su intuición no falló, sobre todo si se contempla la feliz integración de arquitectura, forma, color e ingeniería de sonido para lograr un espacio único con una acústica admirable, según los entendidos.

La concepción del espacio en Calder se fundamenta en parte en la actitud lúdica que mantuvo ante la necesidad moderna de crear algo que no existiera con anterioridad. Ello le facilitó el uso de diversos medios expresivos y en particular trascender el lugar tradicional para la disposición de una obra de arte. Su interés parecía querer resaltar la idea de un mundo que está en constante cambio pero que al mismo tiempo no pierde su integridad. Para abordar esa aparente contradicción, Calder exploró las fuerzas que determinan el equilibrio, incluso a partir de aquellas que como el viento pretenden cuestionarlo.

A medida que crecemos tendemos a salir del mundo encantador del juego. Una manera de conservar esa ilusión encendida es a través de la creatividad. Además de ser fundamento de la expresión artística, la creatividad es una disposición para enfrentar muchas situaciones cotidianas. La obra de Calder nos muestra cómo una actitud que evoca la dimensión del infante que juega es propicia para un desarrollo creador y para alcanzar soluciones que se alejen de la conformidad y lo establecido, y ese es uno de los aspectos que más celebro en la alegría que inspira la obra de este genial artista.

Lo más visto

El arte precolombino de Venezuela

Estoy viendo imágenes de figuras de alfarería del prehispánico de Venezuela, y después de repasar sus cualidades técnicas y las coordenadas geográficas y cronológicas que el arqueólogo minuciosamente les asignó, me entretengo pensando en los cientos, miles de años que han transcurrido desde que fueron realizadas, en las horas remotas en que un hombre, una mujer, conjuró en un poco de arcilla un alivio para los temores de la selva y las dudas de la noche infinita.

¿Existió alguna vez una cerámica venezolana?

En agosto de 1963, en ocasión de una exposición de cerámica que itineraba por Washington, su auspiciador, Hans Neumann, llamaba la atención sobre el título escogido para aquella muestra: Venezuelan Pottery. Lo curioso era que entre las obras exhibidas no se apreciaba una posible conexión que tributara la tradición alfarera de nuestros antepasados, y en cuanto a los artistas, algunos de ellos no habían nacido en el país. Neumann achacaba estos aspectos al hecho de que la trayectoria de nuestra cerámica, en especial la que era fruto de una expresión individual, era relativamente corta pues se había iniciado apenas a principios de la década del cuarenta del siglo XX.

Las casas de Bárbaro Rivas

La obra de Bárbaro Rivas (1893-1967) es una mezcla de géneros. En ella, los paisajes y retratos, la pintura religiosa y la de costumbres se juntan para crear una confluencia de memoria y devoción en la que es posible notar una referencia casi constante a la casa. Se trata de una presencia recurrente que participa de diverso modo en el propósito de sus cuadros. A veces, la casa surge como el telón de fondo del retrato del pintor o como su amparo. Ella es el color; él es la figura en matices de blanco y negro. El artista se nos muestra de frente; la morada, en cambio, se nos da casi toda en los planos imposibles que se extienden por la latitud del cartón.