Ir al contenido principal

Hugo Baptista: vitalidad del color

Hugo Baptista hace esta pintura durante el tiempo que estuvo estudiando en Europa. En París, asistió a los cursos de la Academia de la Grande Chaumière, entre 1956 y 1960. También pasó por la Escuela de Artes Dante Alighieri de Roma.


Hugo Baptista. Barcos y gruas, 1958
Galería de Arte Nacional, Caracas


El interés primordial de Baptista es el color, cuya fuerza es capaz de sobrepasar la definición de las formas. Esa energía cromática la supo aprovechar muy bien en estas escenas marinas, donde el vaivén de las olas y la actividad propia de los puertos contribuyó a dinamizar aún más la composición.

Sin embargo, el propósito de Baptista no parece ser producir un despliegue cromático incontrolado, sino más bien hacer evidente las cualidades del color como organizador de las figuras más voluminosas: los barcos, el mar, alguna edificación. Por el contrario, para las de mayor tamaño pero menos corpóreas, como en las grúas, destino una línea oscura en en estilo que recuerda cierto trazo infantil o primitivo.

Esta reunión de elementos dejan ver una pintura marcada por la vitalidad y el optimismo, a pesar de las vicisitudes políticas que tuvo que atravesar su autor en algún momento de su vida.

Entradas más populares de este blog

Elsa Gramcko y la búsqueda de una identidad latinoamericana

A mediados de los años setenta, la abstracción geométrica en Venezuela pasa por un segundo aire que le permitirá un nuevo protagonismo. Esta vez el rigor formal de la década del cincuenta cede ante una geometría más terrenal, que la crítica acuñó como "sensible" y que no dudará en reconocer algunos aspectos propios del ser latinoamericano, algo inconcebible en las posturas más radicales del pasado.


Esculturas de Arturo Berned

Siempre me ha parecido interesante el hecho de que haya arquitectos que se lancen a explorar el mundo de las artes plásticas, o de artistas que, por una vocación recóndita, a partir de cierto momento comienzan a evidenciar un pensamiento arquitectónico en sus pinturas o esculturas. Esa relación entre artes plásticas y arquitectura tiende a exponer el vínculo íntimo entre un pensamiento organizado y lo que se espera que sea la obra final. De tal modo que no debería haber un lugar excesivo para el azar o para finales inesperados. La obra, así entendida, bien pudiera ser la comprobación de una hipótesis o el desarrollo de una idea a través de la ejecución de un código que se domina de antemano.




Manuel Quintana Castillo: pintura topológica

A comienzos de los años noventa, Manuel Quintana Castillo elabora una reflexión sobre el espacio pictórico a partir de una rama de la geometría conocida como topología, una disciplina cuyas aplicaciones buscan establecer modelos o estructuras para espacios inestables. La interpretación artística de este planteamiento corresponde a la etapa de la pintura topológica. El resultado es una propuesta en la cual los signos, las caligrafías y las líneas atienden a una noción del espacio entendido como continuidad, en el que puedan convivir el azar y la racionalidad de las estructuras geométricas.