Ir al contenido principal

Espacios vivientes

Humberto Jaimes Sánchez. Mineral negro, 1959

El 14 de febrero de 1960 se presentó en el Concejo Municipal de Maracaibo la exposición “Espacios vivientes”, la cual inauguró el informalismo en Venezuela. Como un modo de conocer la trascendencia de esa muestra reproducimos las palabras de Juan Calzadilla (firmadas bajo el pseudónimo de Esteban Muro), publicadas por la revista Visual, del Museo de Bellas Artes, en el número 10 de mayo de 1960.

La advertencia de las posibilidades de volver a una imagen del mundo, a través de una estética que compromete nuevamente al hombre y que mira hacia la gran tradición de la pintura, sin acogerse por otra parte a ninguna solución ya superada, fue lo que hizo nacer en los organizadores de “Espacios vivientes” una fe ilimitada en las teorías informalistas. 
Se habla de una teoría informal porque en realidad no existe pintura informalista como tal; el término informalista, a nuestro entender, designa un estado de conciencia del arte actual. Estado de conciencia por cuanto esta situación no nace determinada por el desarrollo artístico, sino por circunstancias cósmicas que reflejan la crisis de la civilización contemporánea. Es un hecho que esta búsqueda afanosa del artista en la expresión inmediata no es otra que la desesperada tentativa del hombre por profundizar en los dominios de su libertad.
Los organizadores de “Espacios vivientes” partieron de la creencia de que existe en Venezuela un movimiento que puede relacionarse con el informalismo; lo integran aquí pintores en quienes la urgencia de expresar el tiempo se da junto con la necesidad de crear nuevos procedimientos susceptibles de fijarlo. Comprenden que hay más peligro de retroceso en la norma que en el riesgo. 
Ellos también van contra el estilo. Saben que el espíritu está dentro de la materia y que no existe dualismo entre concepto e imagen cuando la pintura se funde con el medio que la expresa para ser entonces solamente pintura. Por eso surgió la idea del salón y se llevó a cabo sin discriminaciones de nombres, sin pensar en su grado de coherencia ni en su calidad, sobre la base de dar preferencia únicamente a artistas que sentían necesidad de decir algo nuevo.

Lo más visto

María Luisa Tovar: El descubrir de una vocación

Los inicios artísticos de María Luisa Tovar (Caracas, 1902-1992) se remontan a 1916, cuando su padre, Nicomedes Zuloaga, invita al escultor catalán Ángel Cabré i Magrinyà a dar clases particulares a sus hijas y otras amigas. En un espacio de la casona de El Paraíso habilitado especialmente para ello se reunían el maestro y sus alumnas a realizar ejercicios de dibujo y pintura, según los modelos académicos de docencia propios de la época.

El arte precolombino de Venezuela

Estoy viendo imágenes de figuras de alfarería del prehispánico de Venezuela, y después de repasar sus cualidades técnicas y las coordenadas geográficas y cronológicas que el arqueólogo minuciosamente les asignó, me entretengo pensando en los cientos, miles de años que han transcurrido desde que fueron realizadas, en las horas remotas en que un hombre, una mujer, conjuró en un poco de arcilla un alivio para los temores de la selva y las dudas de la noche infinita.

Apuntes sobre el periodismo cultural

Hacer una definición de periodismo cultural que responda a las exigencias del mundo actual no parece una tarea sencilla. Lo que los medios de comunicación entienden por “cultura” es algo que ha evolucionado desde aquellos tiempos en que aparecieron en los diarios las primeras crónicas literarias hasta las numerosas oportunidades que ofrece ahora la comunicación digital. Ciertamente, el concepto de cultura es bastante complejo y tal vez a ello se deba la dificultad que tiene este tipo de periodismo para delimitar su verdadero campo de acción.

Con frecuencia aparecen medios y profesionales que asumen tareas que parece no les corresponden o que descartan funciones que sí son decisivas para brindar información relevante y pertinente sobre el acontecer simbólico en una sociedad. Mi interés en este tema proviene porque encuentro en el periodismo una valiosa oportunidad para acercar la experiencia cultural a más personas, saltando las barreras de falsa erudición que a veces se interponen en…