Ir al contenido principal

Víctor Julio González. Bandera lejana


En el arte actual, las referencias para intentar elaborar una interpretación del mundo se deslizan audazmente a través de proposiciones que superan los antiguos enclaves del estilo, la tendencia y el movimiento. Con ello se expone el decaimiento del substrato teórico que durante el siglo XX sirvió para erigir ilusorias parcelas donde se agrupaban geómetras tenaces, defensores del gesto incontrolado, militantes de una pintura social o cultores de una mirada edénica de nuestro entorno.

El trabajo más reciente de Víctor Julio González (Valencia, Venezuela, 1961) constituye un valioso ejemplo de esa recuperación de señales que aluden sin complejos a una tradición artística expresada en el paisaje y en sus convenciones técnicas y materiales. Sin embargo, en su caso, tales indicios se convierten en un sugerente medio de apariciones oníricas, de ambiguas e inciertas postales de un prolongado viaje interior, que en otro contexto habría quedado velado como una extraña manifestación del inconsciente.

Las obras que se exhiben ahora en “Bandera lejana” (Centro Cultural BOD, Caracas) remiten a la persistencia natural del horizonte, a la visión obnubilada de una bandera, al drama recurrente de una imagen cruenta y a los avatares de luz y color revelados en una quema del paisaje. El predominio pictórico lo modifican un grabado temprano que anuncia las pautas con que opera la mirada creadora, un video que recrea el proceso mental de construcción de un símbolo y, finalmente, el vestigio de un lienzo que postrado en un caballete insinúa un comentario sobre la pintura y la realidad inefable que ella contiene.

La pintura del artista se apoya en un proceder que remite al oficio del carpintero que él y sus ascendientes han practicado. Allí tal vez se origine el tenor volumétrico de su trabajo del que se aprovecha una imagen que quiere abarcar el anverso y los cantos del cuadro. Allí el cuadro parece sublimarse para proponerse como un objeto de pura visión. En esa vehemencia subjetiva del lugar y la mirada, la obra de Víctor Julio González se nos augura como el ámbito de comprensión que invitaría a la introspección más urgente del presente que vivimos.

Texto publicado en la presentación de la exposición "Bandera lejana. Víctor Julio González". Centro Cultural BOD. Caracas. Junio-agosto 2016.

Lo más visto

El arte precolombino de Venezuela

Estoy viendo imágenes de figuras de alfarería del prehispánico de Venezuela, y después de repasar sus cualidades técnicas y las coordenadas geográficas y cronológicas que el arqueólogo minuciosamente les asignó, me entretengo pensando en los cientos, miles de años que han transcurrido desde que fueron realizadas, en las horas remotas en que un hombre, una mujer, conjuró en un poco de arcilla un alivio para los temores de la selva y las dudas de la noche infinita.

¿Existió alguna vez una cerámica venezolana?

En agosto de 1963, en ocasión de una exposición de cerámica que itineraba por Washington, su auspiciador, Hans Neumann, llamaba la atención sobre el título escogido para aquella muestra: Venezuelan Pottery. Lo curioso era que entre las obras exhibidas no se apreciaba una posible conexión que tributara la tradición alfarera de nuestros antepasados, y en cuanto a los artistas, algunos de ellos no habían nacido en el país. Neumann achacaba estos aspectos al hecho de que la trayectoria de nuestra cerámica, en especial la que era fruto de una expresión individual, era relativamente corta pues se había iniciado apenas a principios de la década del cuarenta del siglo XX.

Las casas de Bárbaro Rivas

La obra de Bárbaro Rivas (1893-1967) es una mezcla de géneros. En ella, los paisajes y retratos, la pintura religiosa y la de costumbres se juntan para crear una confluencia de memoria y devoción en la que es posible notar una referencia casi constante a la casa. Se trata de una presencia recurrente que participa de diverso modo en el propósito de sus cuadros. A veces, la casa surge como el telón de fondo del retrato del pintor o como su amparo. Ella es el color; él es la figura en matices de blanco y negro. El artista se nos muestra de frente; la morada, en cambio, se nos da casi toda en los planos imposibles que se extienden por la latitud del cartón.