Ir al contenido principal

El papagayo de Humboldt. Voces indígenas

Los Selk'nam

La Caja del Centro Cultural Chacao está presentando la muestra "El papagayo de Humboldt. Voces indígenas", una instalación sonora conformada por doce obras a cargo de quince artistas internacionales. Organizada por el curador alemán Alfons Hug, la exposición, que cuenta con el auspicio del Goethe Institute, reúne los trabajos de Adriana Barreto (Brasil), Muu Blanco (Venezuela), Sonia Falcone y José Laura Yapita (Bolivia), José Huamán Turpo (Perú), Rainer Krause (Chile), Fabiano Kueva (Ecuador), Sofía Medici y Laura Kalauz (Argentina), Erika Meza (Paraguay) y Javier López (Cuba), Priscilla Monge (Costa Rica), Sandra Monterroso (Guatemala), Ellen Slegers (Alemania) y Gustavo Tabares (Uruguay).

Hay estudios que afirman que en promedio cada pocas semanas desaparece una lengua debido a que los niños no la aprenden y quienes la hablan dejan de usarla. En América Latina existen aproximadamente 600 lenguas nativas, de las cuales dos tercios se encuentran bajo amenaza. Las causas de esta situación obedecen a dinámicas sociales, culturales y económicas en las que unos contenidos y modos dominantes sobrepasan a otros que ceden su vigencia. El problema, que se manifiesta no solo en América del Sur sino también en Europa, tiene entre sus consecuencias más importantes la pérdida de identidad de esos pueblos.

Para sensibilizar sobre este problema, la curaduría rescató la anécdota que narra que en su expedición por el Orinoco, Alexander von Humboldt compró un papagayo que había sido el trofeo de una guerra entre tribus. Al científico alemán le resultó curioso que el ave pronunciaba solo las palabras del bando exterminado, cuyo sonido Humboldt anotó como último vestigio de esa lengua ya desaparecida. En torno a la potencia simbólica de aquella escena, la selección privilegió la afinidad de los artistas con las lenguas indígenas, su relevancia histórica y cultural, el peligro de extinción latente y el atractivo estético de las propuestas.

En sala el despliegue visual es mínimo y el murmullo que predomina se define según el visitante se acerca a las campanas que reproducen el audio en lengua autóctona. Allí un texto con la traducción al castellano completa la experiencia que muestra la sonoridad y la realidad contenida en esas voces amenazadas. La exposición permite conocer una propuesta que ha recorrido varios países de América Latina luego de su presentación en la Bienal de Venecia de 2015, donde destacó por este formato inusual para concienciar acerca de problemas tan urgentes como la suerte del acervo simbólico de nuestras comunidades originarias.


"El papagayo de Humboldt. Voces indígenas". La Caja. Centro Cultural Chacao. Avenida Tamanaco, entre calle Mohedano y avenida El Parque, Chacao. Del 13 de noviembre de 2016 al 8 de enero de 2017. Curador: Alfons Hug.

Lo más visto

María Luisa Tovar: El descubrir de una vocación

Los inicios artísticos de María Luisa Tovar (Caracas, 1902-1992) se remontan a 1916, cuando su padre, Nicomedes Zuloaga, invita al escultor catalán Ángel Cabré i Magrinyà a dar clases particulares a sus hijas y otras amigas. En un espacio de la casona de El Paraíso habilitado especialmente para ello se reunían el maestro y sus alumnas a realizar ejercicios de dibujo y pintura, según los modelos académicos de docencia propios de la época.

El arte precolombino de Venezuela

Estoy viendo imágenes de figuras de alfarería del prehispánico de Venezuela, y después de repasar sus cualidades técnicas y las coordenadas geográficas y cronológicas que el arqueólogo minuciosamente les asignó, me entretengo pensando en los cientos, miles de años que han transcurrido desde que fueron realizadas, en las horas remotas en que un hombre, una mujer, conjuró en un poco de arcilla un alivio para los temores de la selva y las dudas de la noche infinita.

Pascual Navarro

De Pascual Navarro dijo Alfredo Boulton lo siguiente:
En toda relación que se haga sobre de la pintura en Venezuela durante los años cuarenta a cincuenta, es imprescindible tener en cuenta la obra de juventud de Pascual Navarro. Su producción, limitada en cantidad, se destacó, dentro de su grupo generacional, por una personalidad muy definida […]. Dentro de la generación de los primeros estudiantes de [la Escuela de Artes Plásticas] del Cuño fue posiblemente Navarro uno de los que sintió y asimiló de manera más profunda el llamado de las nuevas tendencias. Su fogosidad de carácter, su viva comprensión, su agudizada y fina percepción de los problemas, habían hecho de él una de nuestras mayores esperanzas pictóricas. Alfredo Boulton,  Historia de la pintura en Venezuela, III, 1972