Ir al contenido principal

Flujo disperso / Blurry flux. Carla Arocha & Stéphane Schraenen

Vista de la exposición Flujo disperso / Blurry Flux. Foto: @yqueesesto

El arte contemporáneo acude con frecuencia al pasado para revisar, cuestionar o actualizar conceptos, y al mismo tiempo, con frecuencia, la curaduría se plantea una inquietante autonomía con respecto a los fundamentos históricos de su objeto de estudio. Una de las consecuencias de esta actitud ha sido la transformación de la curaduría en un ejercicio de marcado carácter subjetivo casi a la par o más que el que toca al artista por su trabajo. Sin embargo, este tipo de curaduría no se puede desligar del sentido “crónico” en los aspectos conceptuales, formales e históricos de las imágenes que convoca. Con esos elementos en juego, la intermediación creativa del curador entre la obra y la exposición convierte algunos montajes en verdaderas instalaciones artísticas.

"Flujo disperso / Blurry flux" es una exposición colectiva que reúne 48 obras de arte venezolano realizadas en distintos formatos, disciplinas, épocas y estilos, pertenecientes a la Colección Mercantil. El título de la muestra remite grosso modo a la teoría de la física que estudia el desplazamiento por colisión de las ondas y las partículas, un poco como lo hacen las bolas durante el golpe de salida del juego del billar. En este sentido, la organización de las obras en sala no está pautada por recorridos preestablecidos ni lineales, sino que parecen gobernadas por una estructura espontánea no por ello exenta de una lógica interna.

Como curadores de esta muestra, los artistas Carla Arocha (Caracas, 1961) y Stéphen Schraenen (Amberes, 1971) solapan la dimensión histórica de las obras y sus autores en favor de dos aspectos que resultan primordiales a lo largo de su trabajo: cómo se producen las imágenes y cómo son percibidas. En este terreno común que congrega a quien hace las imágenes y quien las mira, sus propuestas se centran en estudiar la visión como un fenómeno donde conviven la óptica, la psicología y las convenciones sociales, y a desafiar al espectador para que discierna entre lo ilusorio y lo verdadero.

Dispersas por el muro y ajenas al eje imaginario que suele unificarlas horizontalmente, las obras ponen a prueba los límites del campo visual del espectador, quien debe levantar la cabeza, retroceder o aguzar la mirada. A esa inestabilidad contribuyen decididamente los Sky, unos paneles colgantes hechos de un material reflectante e intervenido con cortes rectangulares que fraccionan el espacio e incorporan también fragmentado el cuerpo y su contexto. Si se suma la ausencia de los tradicionales rótulos que identifican a las obras o los textos informativos que predisponen una lectura determinada, la muestra confirma su propósito de remover los cimientos de confort que asisten al espectador convencional y a estimular la voluntad sensible de quien la visite.


"Flujo disperso / Blurry Flux. Carla Arocha & Stéphane Schraenen. Colección Mercantil". Espacio Mercantil. Avenida San Juan Bosco. Edificio Panaven. A partir del 13 de noviembre. Curadores: Carla Arocha y Stéphane Schraenen.



Lo más visto

El arte precolombino de Venezuela

Estoy viendo imágenes de figuras de alfarería del prehispánico de Venezuela, y después de repasar sus cualidades técnicas y las coordenadas geográficas y cronológicas que el arqueólogo minuciosamente les asignó, me entretengo pensando en los cientos, miles de años que han transcurrido desde que fueron realizadas, en las horas remotas en que un hombre, una mujer, conjuró en un poco de arcilla un alivio para los temores de la selva y las dudas de la noche infinita.

¿Existió alguna vez una cerámica venezolana?

En agosto de 1963, en ocasión de una exposición de cerámica que itineraba por Washington, su auspiciador, Hans Neumann, llamaba la atención sobre el título escogido para aquella muestra: Venezuelan Pottery. Lo curioso era que entre las obras exhibidas no se apreciaba una posible conexión que tributara la tradición alfarera de nuestros antepasados, y en cuanto a los artistas, algunos de ellos no habían nacido en el país. Neumann achacaba estos aspectos al hecho de que la trayectoria de nuestra cerámica, en especial la que era fruto de una expresión individual, era relativamente corta pues se había iniciado apenas a principios de la década del cuarenta del siglo XX.

Las casas de Bárbaro Rivas

La obra de Bárbaro Rivas (1893-1967) es una mezcla de géneros. En ella, los paisajes y retratos, la pintura religiosa y la de costumbres se juntan para crear una confluencia de memoria y devoción en la que es posible notar una referencia casi constante a la casa. Se trata de una presencia recurrente que participa de diverso modo en el propósito de sus cuadros. A veces, la casa surge como el telón de fondo del retrato del pintor o como su amparo. Ella es el color; él es la figura en matices de blanco y negro. El artista se nos muestra de frente; la morada, en cambio, se nos da casi toda en los planos imposibles que se extienden por la latitud del cartón.