Ir al contenido principal

Cuerpos en lucha




En los últimos años, los estudios museológicos han promovido una línea de investigación que atiende al papel que los museos y sus colecciones pueden cumplir en el fomento y preservación de la salud y bienestar de la gente. Este interés, localizado principalmente en museos y universidades del Reino Unido, puede deberse a la mayor implicación que las instituciones museísticas experimentaron a medida que se especializaban en los estudios de público, labor que se vio ampliamente reforzada gracias a su implicación en el uso de las redes sociales. Esta área de acción le permite al museo conocer mejor a sus visitantes, sus motivaciones y necesidades y en función de eso planificar con más acierto sus actividades y afinar su pertinencia social.

Un componente importante de las audiencias de estos espacios culturales son los llamados adultos mayores, jubilados con tiempo libre y más o menos recursos económicos e intelectuales para involucrarse en una visita a una exposición, un taller de creatividad o una conferencia. Pero el detalle de esta población deja ver también un público que a medida que aumenta su expectativa de vida, debe convivir muchas veces con una serie de condiciones particulares de salud y enfermedades que definen no solo su relación con los centros de arte sino también con la sociedad en general. Y este es el espacio donde muchos museos se quieren implicar.

Bajo este enfoque algunos museos han propiciado el encuentro entre los contenidos de sus colecciones y conceptos como enfermedad, muerte o depresión, que son muchas veces difíciles de tratar más allá de la lógica del ámbito hospitalario. Dentro de las experiencias que generan estas nuevas alternativas museológicas se podría ubicar la exposición "Cuerpos en lucha. Enfermedad y auto-representación" que ofrece Las Naves, Espai d'innovació i creació. Esta muestra se propone, a través de la escritura y las artes visuales, ampliar el horizonte de sentido del enfermo a través de nociones como soledad, dolor, frustración y conflicto de identidad, las cuales suelen excluirse del protocolo clínico de la medicina.

La preparación del proyecto estuvo integrado en un ciclo de talleres y encuentros del que surgieron testimonios escritos y visuales de gran impacto emotivo que conforman el trabajo que se muestra en sala. La selección incluye una sugerente fotografía que hace de introducción al significado del cuerpo y continúa con extractos gráficos y sonoros de las declaraciones de los participantes, así como fotografías y vídeos que muestran una cotidianidad del afectado que invita a reflexionar sobre términos como "enfermo" y "paciente". De este modo, la exposición promueve vías para una aproximación más integradora de la enfermedad como un hecho que demanda una mayor conciencia humana y social.



"Cuerpos en lucha. Enfermedad y auto-representación". Las Naves, Espai d'innovació i creació. Del 9 de enero al 25 de febrero de 2017. Comisario: Miguel Ángel Martínez. Colabora: Asociación de Mujeres Mastectomizadas y afectadas de cáncer de mama de la Comunidad Valenciana (AMMCOVA) y Asociación CARENA (enfermos de cáncer).

Lo más visto

El arte precolombino de Venezuela

Estoy viendo imágenes de figuras de alfarería del prehispánico de Venezuela, y después de repasar sus cualidades técnicas y las coordenadas geográficas y cronológicas que el arqueólogo minuciosamente les asignó, me entretengo pensando en los cientos, miles de años que han transcurrido desde que fueron realizadas, en las horas remotas en que un hombre, una mujer, conjuró en un poco de arcilla un alivio para los temores de la selva y las dudas de la noche infinita.

¿Existió alguna vez una cerámica venezolana?

En agosto de 1963, en ocasión de una exposición de cerámica que itineraba por Washington, su auspiciador, Hans Neumann, llamaba la atención sobre el título escogido para aquella muestra: Venezuelan Pottery. Lo curioso era que entre las obras exhibidas no se apreciaba una posible conexión que tributara la tradición alfarera de nuestros antepasados, y en cuanto a los artistas, algunos de ellos no habían nacido en el país. Neumann achacaba estos aspectos al hecho de que la trayectoria de nuestra cerámica, en especial la que era fruto de una expresión individual, era relativamente corta pues se había iniciado apenas a principios de la década del cuarenta del siglo XX.

Las casas de Bárbaro Rivas

La obra de Bárbaro Rivas (1893-1967) es una mezcla de géneros. En ella, los paisajes y retratos, la pintura religiosa y la de costumbres se juntan para crear una confluencia de memoria y devoción en la que es posible notar una referencia casi constante a la casa. Se trata de una presencia recurrente que participa de diverso modo en el propósito de sus cuadros. A veces, la casa surge como el telón de fondo del retrato del pintor o como su amparo. Ella es el color; él es la figura en matices de blanco y negro. El artista se nos muestra de frente; la morada, en cambio, se nos da casi toda en los planos imposibles que se extienden por la latitud del cartón.