Ir al contenido principal

Valencia. Capital de la República



Hace 80 años Valencia fue capital de la Segunda República española. El 7 de noviembre de 1936 la ciudad amanecía convertida en nueva sede del gobierno legítimo, condición  que mantuvo hasta el final de octubre del año siguiente. Para conocer la repercusión de este hito en la historia valenciana, la Nau Centre Cultural de la Universitat de València ofrece la exposición "Tot està per fer. Valencia, capital de la República". Se trata de un ambicioso cuerpo de documentos, fotografías, objetos, carteles y vídeos que brinda un interesante relato de aquellos once meses que transformaron por completo la vida en la ciudad.

A principios de noviembre de 1936, la presencia del ejército franquista a las puertas de Madrid obligó al gobierno liderado por Francisco Largo Caballero a reubicar todo su aparato administrativo en Valencia. La transformación de edificios emblemáticos como el Ayuntamiento o la Lonja, así como un gran número de “palacios, casas e inmuebles” en sede de “ministerios y demás conjuntos de dependencias de la administración central" "confirió a Valencia un protagonismo notable y la hizo convertirse en foco permanente de la atención nacional e internacional".

Esta transformación es apreciable en la muestra de La Nau. De corte fundamentalmente documental y con una gran cantidad de fotografías, cartas, comunicados oficiales, periódicos, revistas y carteles, así como varios vídeos, ofrece un recorrido cronológico del tiempo en que Valencia fue capital de la república española. Está organizada en siete grupos temáticos que describen el protagonismo de la política, el papel de las mujeres en la guerra, la vida cotidiana, los desafíos planteados por la salud y la sanidad, el arte y la cultura visual, la actividad cultural, y la educación para el pueblo.

A través de un montaje que no pretende neutralizar la potencia significativa del material exhibido, la exposición consigue situar al espectador contemporáneo en aquella realidad convulsa marcada por ilusiones, esperanzas y temores. Es notoria la sensación de transitar la ciudad mientras se suceden los acontecimientos como en una secuencia que tiende a intensificar la emoción del recorrido en sala. Con este proyecto, sus organizadores desean contribuir a la integración en la historia valenciana de este capítulo tan convulso y trascendental de aquella época en que toda una ciudad vivió de manera tan dramática el asalto a su cotidianidad.



"Tot está per fer. València, capital de la República (1936-1937)". Centro Cultural La Nau. Del 7 de noviembre de 2016 al 26 de marzo de 2017. Comisarios: Mireia Ferrer, Toni Morant y Javier Navarro.

Lo más visto

El arte precolombino de Venezuela

Estoy viendo imágenes de figuras de alfarería del prehispánico de Venezuela, y después de repasar sus cualidades técnicas y las coordenadas geográficas y cronológicas que el arqueólogo minuciosamente les asignó, me entretengo pensando en los cientos, miles de años que han transcurrido desde que fueron realizadas, en las horas remotas en que un hombre, una mujer, conjuró en un poco de arcilla un alivio para los temores de la selva y las dudas de la noche infinita.

¿Existió alguna vez una cerámica venezolana?

En agosto de 1963, en ocasión de una exposición de cerámica que itineraba por Washington, su auspiciador, Hans Neumann, llamaba la atención sobre el título escogido para aquella muestra: Venezuelan Pottery. Lo curioso era que entre las obras exhibidas no se apreciaba una posible conexión que tributara la tradición alfarera de nuestros antepasados, y en cuanto a los artistas, algunos de ellos no habían nacido en el país. Neumann achacaba estos aspectos al hecho de que la trayectoria de nuestra cerámica, en especial la que era fruto de una expresión individual, era relativamente corta pues se había iniciado apenas a principios de la década del cuarenta del siglo XX.

Las casas de Bárbaro Rivas

La obra de Bárbaro Rivas (1893-1967) es una mezcla de géneros. En ella, los paisajes y retratos, la pintura religiosa y la de costumbres se juntan para crear una confluencia de memoria y devoción en la que es posible notar una referencia casi constante a la casa. Se trata de una presencia recurrente que participa de diverso modo en el propósito de sus cuadros. A veces, la casa surge como el telón de fondo del retrato del pintor o como su amparo. Ella es el color; él es la figura en matices de blanco y negro. El artista se nos muestra de frente; la morada, en cambio, se nos da casi toda en los planos imposibles que se extienden por la latitud del cartón.