Ir al contenido principal

Artistas valencianos en Venezuela

Vicente Chasán Tamarit y sus muñecos de Sopotocientos

En su libro Un arte valenciano en América. Exiliados y emigrados, Francisco Agramunt Lacruz da cuenta de algunos artistas de la Comunidad Valenciana que se asentaron en Venezuela en algún momento del siglo XX. Según el orden cronológico que establece el autor, la nómina de estos artistas incluye a Arturo Moreno Salvador (1909), Manuel Llobregat Redón (1928), Federico Villanueva Bartual (1930), Ángeles Ballester (sin datos), Vicente Chasán Tamarit (sin datos), Francisco Gisbert Torregrosa (1942) y Carlos Sosa (sin datos).

Son nombres poco conocidos en la historia del arte en Venezuela, aunque probablemente hayan alcanzado cierta fama durante el tiempo que que vivieron en el país sudamericano. El nombre de Vicente Chasán Tamarit resulta de interés porque fue el artífice de los muñecos de un popular programa infantil llamado Sopotocientos. Y aquí es inevitable establecer una relación entre la tradición fallera de Valencia y los muñecos de aquel programa infantil, lo cual le valió al Chasán Tamarit su participación en la creación del conocido Museo de los Niños de Caracas.

Figura de relevancia es Arturo Moreno Salvador, quien llega a Venezuela a finales del 40 para dirigir una revista infantil promovida por el Ministerio de Educación de Venezuela. Efectivamente ese empeño existía por parte el intelectual Mariano Picón Salas y el promotor Rafael Rivero Oramas, quien había fundado Onza,Tigre y León previamente y luego crearía la célebre revista Tricolor. Moreno Salvador no pudo concretar el proyecto por el cual se había trasladado a América y pasó entonces a trabajar en la empresa Bolívar Films. Los antecedentes de Moreno Salvador destacaban por su incursión en la realización de películas de dibujos animados, siendo un precursor en España en esta materia.

El resto de los nombres no tiene mayor repercusión. Habrá que estar a la expectativa de ver obras de estos artistas para medir mejor el impacto del paso de estos creadores por Venezuela, a los que se podría agregar el nombre de la ceramista Loyda Molina, nacida en Valencia en 1922, quien llegó a Venezuela en 1948 y cuya obra se impregnó de un carácter que hizo al escritor José Balza definirla como una cerámica-juguete.


Francisco Agramunt Lacruz (1992). Un arte valenciano en América. Exiliado y emigrados. Valencia: Consell Valencià de Cultura. Generalitat Valenciana.

Lo más visto

María Luisa Tovar: El descubrir de una vocación

Los inicios artísticos de María Luisa Tovar (Caracas, 1902-1992) se remontan a 1916, cuando su padre, Nicomedes Zuloaga, invita al escultor catalán Ángel Cabré i Magrinyà a dar clases particulares a sus hijas y otras amigas. En un espacio de la casona de El Paraíso habilitado especialmente para ello se reunían el maestro y sus alumnas a realizar ejercicios de dibujo y pintura, según los modelos académicos de docencia propios de la época.

El arte precolombino de Venezuela

Estoy viendo imágenes de figuras de alfarería del prehispánico de Venezuela, y después de repasar sus cualidades técnicas y las coordenadas geográficas y cronológicas que el arqueólogo minuciosamente les asignó, me entretengo pensando en los cientos, miles de años que han transcurrido desde que fueron realizadas, en las horas remotas en que un hombre, una mujer, conjuró en un poco de arcilla un alivio para los temores de la selva y las dudas de la noche infinita.

Apuntes sobre el periodismo cultural

Hacer una definición de periodismo cultural que responda a las exigencias del mundo actual no parece una tarea sencilla. Lo que los medios de comunicación entienden por “cultura” es algo que ha evolucionado desde aquellos tiempos en que aparecieron en los diarios las primeras crónicas literarias hasta las numerosas oportunidades que ofrece ahora la comunicación digital. Ciertamente, el concepto de cultura es bastante complejo y tal vez a ello se deba la dificultad que tiene este tipo de periodismo para delimitar su verdadero campo de acción.

Con frecuencia aparecen medios y profesionales que asumen tareas que parece no les corresponden o que descartan funciones que sí son decisivas para brindar información relevante y pertinente sobre el acontecer simbólico en una sociedad. Mi interés en este tema proviene porque encuentro en el periodismo una valiosa oportunidad para acercar la experiencia cultural a más personas, saltando las barreras de falsa erudición que a veces se interponen en…