Ir al contenido principal

Arte contemporáneo. Colección Fundación Bancaja. 1984 - 2010


La sección de arte contemporáneo de la Colección Fundación Bancaja surgió por la motivación de incorporar piezas y autores representativos de la historia del arte de la segunda mitad del siglo XX. En 2004, bajo el asesoramiento del exdirector del IVAM y el Museo Reina SofíaJuan Manuel Bonet, se dio inicio a las adquisiciones a través de ferias de referencia mundial como ARCO y Art Basel. Al día de hoy, este segmento de la colección del centro cultural valenciano está constituido por más de un centenar de obras que superan las dos mil si se cuenta el conjunto de gráficas de Pablo Picasso. Lejos del empuje adquisitivo de aquellos años, la Fundación Bancaja atiende ahora a estos fondos como una manera de mostrar una valiosa faceta del arte de los últimos tiempos según la perspectiva de su colección.

La exposición “Art contemporani. Col.lecció Fundació Bancaixa. 1984 - 2010” reúne poco más de cincuenta obras realizadas en las últimas décadas por catorce artistas de renombre internacional, quienes, según su procedencia, se distribuyen entre AlemaniaEspañaInglaterraIrlanda y Suiza. Entre los atributos de la exhibición destacan además la preponderancia de la pintura en formatos monumentales, la confluencia de diversas técnicas y medios, con varias fotografías también de gran escala, y el hecho de que una parte de estas obras se muestra de manera pública por primera vez.

La exhibición ostenta un carácter abstracto y geométrico, lo cual sumado a los grandes formatos favorece una clara manifestación emotiva. Así se aprecia en la imponente presencia del color y las texturas provenientes de las pinturas, los sobrios motivos arquitectónicos de las fotografías, y los volúmenes sugerentes de las esculturas. Desde el punto de vista de los temas, estilos y lenguajes, la exposición pone en contacto al espectador con la fotografía racional de Axel Hütte y Günther Förg; la conceptualización del collage, el fragmento y ciertas reminiscencias del pop art de Carmen Calvo; junto con las diferentes acepciones sensibles de la geometría abstracta en las obras de Helmut FederleSean Scully y Förg.

El visitante también encontrará varios ejemplos de las derivaciones constructivistas de Imi Knoebel; el registro arquitectónico que define las fotografías de José Manuel Ballester; y la exploración de una vertiente arcaica de las vanguardias del siglo XX que se aprecia en los trabajos de Juan Navarro Baldeweg y Manolo Valdés. La abstracción más personal se hace presente con Juan Uslé; así como la estilización de la urbe moderna a través de la línea y el color de Julian Opie. Finalmente, son siempre apreciables el neo expresionismo de Miquel Barceló; el estudio de nociones como espacio, lugar y ciudad que propone Miquel Navarro; y la memoria de un paisaje velado en las tramas líricas de Soledad Sevilla.

El proyecto que acoge el Centro Cultural Bancaja ofrece la posibilidad de reflexionar sobre las vías de estos artistas para explorar e interpretar una parcela de la realidad desde el arte occidental de las últimas décadas. Aquí sobresalen notables puntos de coincidencia manifiestos en el predominio de la pintura, el formato heroico y la tendencia a la abstracción. Estas cualidades son útiles también para esbozar las aspiraciones de un coleccionismo institucional y financiero propio de otras épocas, y que hoy a la distancia de los años ve reconducidos sus alcances en la ocasión de un disfrute más plural y ciudadano.

“Art contemporani. Col.lecció Fundació Bancaixa”. Del 9 de mayo al 29 de septiembre de 2017. Centro Cultural Bancaja.

Lo más visto

El arte precolombino de Venezuela

Estoy viendo imágenes de figuras de alfarería del prehispánico de Venezuela, y después de repasar sus cualidades técnicas y las coordenadas geográficas y cronológicas que el arqueólogo minuciosamente les asignó, me entretengo pensando en los cientos, miles de años que han transcurrido desde que fueron realizadas, en las horas remotas en que un hombre, una mujer, conjuró en un poco de arcilla un alivio para los temores de la selva y las dudas de la noche infinita.

¿Existió alguna vez una cerámica venezolana?

En agosto de 1963, en ocasión de una exposición de cerámica que itineraba por Washington, su auspiciador, Hans Neumann, llamaba la atención sobre el título escogido para aquella muestra: Venezuelan Pottery. Lo curioso era que entre las obras exhibidas no se apreciaba una posible conexión que tributara la tradición alfarera de nuestros antepasados, y en cuanto a los artistas, algunos de ellos no habían nacido en el país. Neumann achacaba estos aspectos al hecho de que la trayectoria de nuestra cerámica, en especial la que era fruto de una expresión individual, era relativamente corta pues se había iniciado apenas a principios de la década del cuarenta del siglo XX.

Las casas de Bárbaro Rivas

La obra de Bárbaro Rivas (1893-1967) es una mezcla de géneros. En ella, los paisajes y retratos, la pintura religiosa y la de costumbres se juntan para crear una confluencia de memoria y devoción en la que es posible notar una referencia casi constante a la casa. Se trata de una presencia recurrente que participa de diverso modo en el propósito de sus cuadros. A veces, la casa surge como el telón de fondo del retrato del pintor o como su amparo. Ella es el color; él es la figura en matices de blanco y negro. El artista se nos muestra de frente; la morada, en cambio, se nos da casi toda en los planos imposibles que se extienden por la latitud del cartón.