Ir al contenido principal

El país que fascinó a Jean Dieuzaide



El Museu Valencià d’Etnologia está presentando la exposición “El país que va fascinar Jean Dieuzaide”, una muestra que reúne el trabajo de este importante fotógrafo documental en la región valenciana a principios de los años cincuenta del siglo XX.

Se trata de un amplio grupo de obras reunidas en dos plantas del espacio expositivo que ofrecen una visión muy completa del territorio, las tradiciones y los modos de vida de una Valencia desconocida o ya distante en la memoria.

Jean Dieuzaide (Grenade, Francia, 1921-Toulouse, Francia, 2003) fue un reconocido fotógrafo formado en el periodismo y el género documental, cuyo estilo combina la fidelidad del registro con un sobrio componente personal y subjetivo.

Dieuzaide se dio a conocer con un reportaje sobre la liberación de Toulouse en la Segunda Guerra Mundial en agosto de 1944, el cual se hizo célebre por incluir el que sería el primer retrato oficial de Charles de Gaulle.

En 1946 entró a formar parte de la agencia Rapho, que contaba entre sus miembros con Robert DoisneauÉdouard Boubat y Jean-Philippe Charbonnier, entre otros importantes fotógrafos.

Durante este tiempo colaboró con varios periódicos hasta que en 1951 decide convertirse en fotógrafo independiente.


Este año emprende un viaje por EspañaPortugal y Turquía que le permite recoger importantes testimonios gráficos de la vida en esa época, y que hoy son de gran valor para entender la sociedad preindustrial europea de mediados del siglo XX.

En este periplo, Dieuzaide tuvo también la oportunidad de conocer a Salvador Dalí, de quien hizo el famoso retrato donde el pintor aparece sumergido con el agua hasta el cuello.

En julio de 1951, ya en territorio valenciano, se sintió atraído por aquellos parajes y sus gentes que contrastaban anacrónicamente con el ascenso moderno del resto de Europa occidental.

El espíritu de la provincia española en el período que abarca la exposición se expresa en un recorrido en sala que aborda muchas de las actividades y costumbres arraigadas particularmente en la cultura de la Comunidad Valenciana.

Es por esta razón que la muestra constituye una valiosa oportunidad para descubrir y recordar a los hombres y mujeres de aquellos tiempos, y a la manera como el territorio y lo cotidiano llegaron a moldear sus miradas, la determinación de sus cuerpos y las texturas de la piel.

Desde ese espacio sensible y memorioso del registro fotográfico es viable una reflexión que valore con más amplio sentido el peso del pasado y su presencia definidora en el presente y futuro de la sociedad valenciana.

“El país que va fascinar Jean Dieuzaide”. Museu Valencià d’Etnologia. Del 14 de junio al 10 de septiembre de 2017. Comisario: Nelo Cerdà.

Lo más visto

El arte precolombino de Venezuela

Estoy viendo imágenes de figuras de alfarería del prehispánico de Venezuela, y después de repasar sus cualidades técnicas y las coordenadas geográficas y cronológicas que el arqueólogo minuciosamente les asignó, me entretengo pensando en los cientos, miles de años que han transcurrido desde que fueron realizadas, en las horas remotas en que un hombre, una mujer, conjuró en un poco de arcilla un alivio para los temores de la selva y las dudas de la noche infinita.

¿Existió alguna vez una cerámica venezolana?

En agosto de 1963, en ocasión de una exposición de cerámica que itineraba por Washington, su auspiciador, Hans Neumann, llamaba la atención sobre el título escogido para aquella muestra: Venezuelan Pottery. Lo curioso era que entre las obras exhibidas no se apreciaba una posible conexión que tributara la tradición alfarera de nuestros antepasados, y en cuanto a los artistas, algunos de ellos no habían nacido en el país. Neumann achacaba estos aspectos al hecho de que la trayectoria de nuestra cerámica, en especial la que era fruto de una expresión individual, era relativamente corta pues se había iniciado apenas a principios de la década del cuarenta del siglo XX.

Las casas de Bárbaro Rivas

La obra de Bárbaro Rivas (1893-1967) es una mezcla de géneros. En ella, los paisajes y retratos, la pintura religiosa y la de costumbres se juntan para crear una confluencia de memoria y devoción en la que es posible notar una referencia casi constante a la casa. Se trata de una presencia recurrente que participa de diverso modo en el propósito de sus cuadros. A veces, la casa surge como el telón de fondo del retrato del pintor o como su amparo. Ella es el color; él es la figura en matices de blanco y negro. El artista se nos muestra de frente; la morada, en cambio, se nos da casi toda en los planos imposibles que se extienden por la latitud del cartón.