Ir al contenido principal

La génesis del planeta en la mirada sorprendente de Sebastião Salgado


La Ciudad de las Artes y las Ciencias presenta una exposición al aire libre de fotografías del brasileño Sebastião Salgado, que forman parte de su proyecto Génesis. La muestra reúne un impactante conjunto de imágenes en blanco y negro en gran formato, que contiene escenas de los viajes de Salgado alrededor del mundo, en un estilo que combina la fotografía documental con la mirada poética. El proyecto, que cuenta el apoyo de CaixaForum, está realizando una gira por varios lugares en España y se presenta en la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia hasta el 30 de agosto.

Desde principios de los años sesenta Sebastião Salgado (Aimorés, Brasil, 1944) ha desarrollado un estilo fotográfico en el que combina un encuentro directo, a veces crudo, con la realidad sin que eso suponga sacrificar o constreñir el entramado subjetivo de su mirada. Posee una completa formación como economista, profesión que ejerció relativamente durante poco tiempo y que abandonó por la pasión que sentía por la fotografía.

En aquellos años formó parte de importantes agencias como Gamma y Magnum para más tarde crear su propia agencia llamada Amazonas Images, encargada de la representación de su obra.


Ha logrado una gran fama como fotógrafo documentalista, lo cual también le ha acarreado críticas acerca de una posible evasión esteticista de las desigualdades y sufrimientos que contienen muchas de sus imágenes. Lo cierto es que resulta difícil permanecer indiferente ante las obras de este artista, bien sea por el controvertido contenido de lo que registra o por el magistral manejo de la cámara.

Al margen de la aparente disyuntiva ética lo que prevalece es la alta calidad técnica del trabajo de Salgado y la implicación humana que lleva a cabo en cada proyecto que se propone.


Así se demuestra en esta propuesta llamada Génesis, en la que ofrece vistas de territorios vírgenes del planeta donde la presencia amenazante del hombre no ha hecho estragos.

Es justamente el lenguaje que caracteriza la obra de Salgado lo que termina de crear conciencia acerca de la fragilidad del planeta y de nuestro papel en la conservación de estos parajes que se extienden por varios puntos de América, África y los polos. Del manejo de la luz, de la riqueza tonal de sus grises y de los sorprendentes encuadres y composiciones se extrae la potencia de sus imágenes para implicarnos en el tema de su trabajo.

El entorno de la Ciudad de las Artes y las Ciencias constituye un marco ideal para esta exposición, pues es de la puesta en valor de la razón y la sensibilidad del ser humano de donde surgirán las soluciones para la perdurabilidad de la vida en la Tierra.

"Génesis. Sebastião Salgado". Del 26 de julio al 30 de agosto. Ciudad de las Artes y las Ciencias. Comisaria: Lélia Wanick Salgado.

Lo más visto

El arte precolombino de Venezuela

Estoy viendo imágenes de figuras de alfarería del prehispánico de Venezuela, y después de repasar sus cualidades técnicas y las coordenadas geográficas y cronológicas que el arqueólogo minuciosamente les asignó, me entretengo pensando en los cientos, miles de años que han transcurrido desde que fueron realizadas, en las horas remotas en que un hombre, una mujer, conjuró en un poco de arcilla un alivio para los temores de la selva y las dudas de la noche infinita.

¿Existió alguna vez una cerámica venezolana?

En agosto de 1963, en ocasión de una exposición de cerámica que itineraba por Washington, su auspiciador, Hans Neumann, llamaba la atención sobre el título escogido para aquella muestra: Venezuelan Pottery. Lo curioso era que entre las obras exhibidas no se apreciaba una posible conexión que tributara la tradición alfarera de nuestros antepasados, y en cuanto a los artistas, algunos de ellos no habían nacido en el país. Neumann achacaba estos aspectos al hecho de que la trayectoria de nuestra cerámica, en especial la que era fruto de una expresión individual, era relativamente corta pues se había iniciado apenas a principios de la década del cuarenta del siglo XX.

Las casas de Bárbaro Rivas

La obra de Bárbaro Rivas (1893-1967) es una mezcla de géneros. En ella, los paisajes y retratos, la pintura religiosa y la de costumbres se juntan para crear una confluencia de memoria y devoción en la que es posible notar una referencia casi constante a la casa. Se trata de una presencia recurrente que participa de diverso modo en el propósito de sus cuadros. A veces, la casa surge como el telón de fondo del retrato del pintor o como su amparo. Ella es el color; él es la figura en matices de blanco y negro. El artista se nos muestra de frente; la morada, en cambio, se nos da casi toda en los planos imposibles que se extienden por la latitud del cartón.