Ir al contenido principal

Fragmentos para la eternidad. Poéticas en torno a la ruina

Antonio Fernández Alvira. La dernière lueur, 2016

La ruina se asocia a estructuras arquitectónicas creadas por el ser humano que han sido olvidadas por falta de mantenimiento o una deliberada voluntad de destrucción. Como testimonios de un tiempo pretérito tienen importancia para historiadores, arqueólogos y antropólogos, y algunas son consideradas patrimonio universal. Durante el Renacimiento se convirtieron en vehículo de ideas estéticas y filosóficas, y en el romanticismo del XVIII alcanzaron la condición de lo sublime. Con el paso del tiempo, la representación artística de la ruina adquirió connotaciones morales acerca del devenir de la humanidad.

María José Planells. Vestigios biográficos, 2017

Bajo algunos de estos preceptos, la Fundación Chirivella Soriano presenta “Fragmentos para la eternidad. Poéticas en torno a la ruina”, un proyecto que busca acercarse a las diferentes visiones que puede alcanzar la idea de ruina en el arte contemporáneo. La muestra reúne las propuestas de los artistas Lida AbdulDavid BestuéBleda y RosaCarmen CalvoÓscar CarrascoAntonio Fernández AlviraPatricia Gómez y María Jesús GonzálezMaría José Planells y Anna Talens. Distribuidas entre varias instalaciones, fotografías, esculturas y un vídeo, las obras han sido realizadas en los últimos años, con excepción de las dos piezas de Carmen Calvo que están fechadas en 1984 y 1996.

Patricia Gómez y María Jesús González. De re muraria, 2014

Ajustada a la idea de poética, entendida como el protagonismo de lo formal o expresivo de la obra de arte puesto en favor de un concepto o idea, las líneas temáticas de la exposición se podrían resumir por su orientación hacia el sentido de una historia política, la nostalgia personal, los requerimientos del exilio, lo efímero de lo que nos rodea, la apropiación museística de la ruina, la reconstrucción del recuerdo a través del despojo, la elocuencia de los materiales y el contexto que significan, el fracaso de la arquitectura, la congelación del pasado representado en un muro, y el sentido fragmentario de la identidad.

Anna Talens. Mural de la ausencia, 2009

En tiempos en que para muchos todavía resuenan frases apocalípticas que anunciaban el fin de la historia, la exposición contribuye a mostrar la relevancia que cobra el pasado cuando se valora desde su decadencia y olvido. De cara a la rapidez con que circula hoy la información y al vertiginoso declive del poder evocador de la imagen, se atiende a una dimensión temporal de lo humano expresada en el vestigio. Aquí reside tal vez la vía para encontrar las huellas que permitan enfrentar un incierto futuro o que nos reconforten con el carácter ruinoso de una eternidad cíclica.

“Fragmentos para la eternidad. Poéticas en torno a la ruina”. Fundación Chirivella Soriano. Del 6 de octubre de 2017 al 14 de enero de 2018. Comisario: José Luis Giner.

Lo más visto

El arte precolombino de Venezuela

Estoy viendo imágenes de figuras de alfarería del prehispánico de Venezuela, y después de repasar sus cualidades técnicas y las coordenadas geográficas y cronológicas que el arqueólogo minuciosamente les asignó, me entretengo pensando en los cientos, miles de años que han transcurrido desde que fueron realizadas, en las horas remotas en que un hombre, una mujer, conjuró en un poco de arcilla un alivio para los temores de la selva y las dudas de la noche infinita.

¿Existió alguna vez una cerámica venezolana?

En agosto de 1963, en ocasión de una exposición de cerámica que itineraba por Washington, su auspiciador, Hans Neumann, llamaba la atención sobre el título escogido para aquella muestra: Venezuelan Pottery. Lo curioso era que entre las obras exhibidas no se apreciaba una posible conexión que tributara la tradición alfarera de nuestros antepasados, y en cuanto a los artistas, algunos de ellos no habían nacido en el país. Neumann achacaba estos aspectos al hecho de que la trayectoria de nuestra cerámica, en especial la que era fruto de una expresión individual, era relativamente corta pues se había iniciado apenas a principios de la década del cuarenta del siglo XX.

Las casas de Bárbaro Rivas

La obra de Bárbaro Rivas (1893-1967) es una mezcla de géneros. En ella, los paisajes y retratos, la pintura religiosa y la de costumbres se juntan para crear una confluencia de memoria y devoción en la que es posible notar una referencia casi constante a la casa. Se trata de una presencia recurrente que participa de diverso modo en el propósito de sus cuadros. A veces, la casa surge como el telón de fondo del retrato del pintor o como su amparo. Ella es el color; él es la figura en matices de blanco y negro. El artista se nos muestra de frente; la morada, en cambio, se nos da casi toda en los planos imposibles que se extienden por la latitud del cartón.