Ir al contenido principal

Pablo Bellot. Actos de comunicación

Señales de humo_acto de comunicación nº 1

En los últimos años, el desarrollo de la tecnología ha llevado a un estado de hiperinformación que afecta sensiblemente la capacidad de asimilar los contenidos que se generan de manera incesante en la Red. Ante la pérdida de la cualidad racional y dialogante del lenguaje, el mensaje parece quedar relegado a “actos” de supervivencia comunicacional que dejan en evidencia una sociedad sin suficientes asideros. Desde hace cuatro años, Pablo Bellot (Alicante, 1976) asumió este problema como tema de investigación de la que han surgido ya más de veinte “actos de comunicación”, de los cuales el Centre del Carme exhibe ahora ocho de ellos.

Vibraciones_acto de comunicación nº 8

La muestra, organizada por el Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana, fue la propuesta que resultó ganadora de la convocatoria #Esclextes 2016. Integrada por varias instalaciones y vídeos, el proyecto parte del reconocimiento del fracaso de la funcionalidad comunicativa del individuo y desde allí plantea la exploración de formas alternativas de comunicar y (re) presentar. Estas vías son los llamados “actos de comunicación”, suerte de gritos o puñetazos a la mesa que de manera irónica y bajo una impronta punk se distinguen por ser discontinuos, agresivos, incompletos o desesperados.

Pintada_acto de comunicación nº 21

De estas posibilidades extremas de comunicación la exposición reúne un coche quemado sobre el cual pende un vídeo que muestra palabras como señales de humo, un conjunto de altavoces vuelto contra el suelo que niega su propia capacidad sonora, un gran escenario vacío dispuesto para un concierto de masas donde solo se oye el ostinato de una queja, un palpitante fogonazo de luz que transmite un mensaje en morse, una pintada casi invisible en la pared para una frase que nunca se concreta, una piedra lanzada como contenedora de ideas, y un bote de humo de salvamento marítimo que se activa inútilmente dentro una sala de exhibición.

Señal de auxilio_acto de comunicación nº 14

Estos actos de comunicación pueden también ser asumidos como la semblanza de las dificultades y límites que afectan a la libre circulación de ideas en la sociedad actual. Contribuyen a revelar el peso que la tecnología otorga a la velocidad de conexión, dejando a los contenidos diluirse en una incesante transmisión de datos. Esta saturación del mensaje a niveles inmanejables para la mayoría de las personas estaría produciendo una falta de conciencia histórica que podría tener consecuencias en un incierto futuro. En este sentido, la propuesta de Pablo Bellot coloca al arte como un posible catalizador de los sentimientos e ideas que estarían quedando al margen de la sociedad digitalizada en que estamos inmersos.

"Pablo Bellot. Actos de comunicación". Centre del Carme. Del 6 de octubre de 2017 al 21 de enero de 2018.

Lo más visto

El arte precolombino de Venezuela

Estoy viendo imágenes de figuras de alfarería del prehispánico de Venezuela, y después de repasar sus cualidades técnicas y las coordenadas geográficas y cronológicas que el arqueólogo minuciosamente les asignó, me entretengo pensando en los cientos, miles de años que han transcurrido desde que fueron realizadas, en las horas remotas en que un hombre, una mujer, conjuró en un poco de arcilla un alivio para los temores de la selva y las dudas de la noche infinita.

¿Existió alguna vez una cerámica venezolana?

En agosto de 1963, en ocasión de una exposición de cerámica que itineraba por Washington, su auspiciador, Hans Neumann, llamaba la atención sobre el título escogido para aquella muestra: Venezuelan Pottery. Lo curioso era que entre las obras exhibidas no se apreciaba una posible conexión que tributara la tradición alfarera de nuestros antepasados, y en cuanto a los artistas, algunos de ellos no habían nacido en el país. Neumann achacaba estos aspectos al hecho de que la trayectoria de nuestra cerámica, en especial la que era fruto de una expresión individual, era relativamente corta pues se había iniciado apenas a principios de la década del cuarenta del siglo XX.

Las casas de Bárbaro Rivas

La obra de Bárbaro Rivas (1893-1967) es una mezcla de géneros. En ella, los paisajes y retratos, la pintura religiosa y la de costumbres se juntan para crear una confluencia de memoria y devoción en la que es posible notar una referencia casi constante a la casa. Se trata de una presencia recurrente que participa de diverso modo en el propósito de sus cuadros. A veces, la casa surge como el telón de fondo del retrato del pintor o como su amparo. Ella es el color; él es la figura en matices de blanco y negro. El artista se nos muestra de frente; la morada, en cambio, se nos da casi toda en los planos imposibles que se extienden por la latitud del cartón.