Ir al contenido principal

Una eclosión de líneas y colores para conocer y disfrutar del arte abstracto

Hans Hofmann. Scintillating Red, 1962. IVAM

La búsqueda en Google de “arte abstracto después de la Segunda Guerra Mundial” arrojó como primera opción un sitio que reproduce un trabajo escolar cargado de numerosos errores e imprecisiones. Además de la falta de acierto del famoso buscador para brindar en este caso información relevante y confiable, el resultado de la pesquisa contribuyó a revelar los motivos que siguen haciendo necesario hablar hoy en día de arte abstracto. Se pueden mencionar dos grandes vías de acceso a esta importante manifestación artística: una histórica que permite conocer el contexto social que afectó a los artistas y la influencia que ellos ejercieron de vuelta con su trabajo, pero que lamentablemente se reduce con frecuencia a un anecdotario de fechas y momentos de variable impacto. La otra vía tiene que ver con las estrategias discursivas de sus creadores y con la manera en que a través de las obras se logra influir en la percepción de quien mira y en su relación con el entorno. Esta aproximación requiere más esfuerzo porque es la que busca internarse en la “lógica” de la obra y aspira a un espectador con una sensibilidad más activa.

A un eficaz equilibrio entre estas dos maneras de enfocar el arte abstracto se orienta “La eclosión de la abstracción. Línea y color en la colección del IVAM”, una exposición que analiza las prácticas artísticas de carácter abstracto desde la postguerra hasta la actualidad a partir de los fondos propios del Institut Valencià d’Art Modern - IVAM. La muestra reúne más de 150 obras en un recorrido que se plantea de manera cronológica y temática a lo largo de los movimientos y corrientes surgidos en el período.

Antoni Tàpies. Gran diptic roig i negre, 1980. IVAM

El recorrido se desencadena a partir de una reflexión de Charles Baudelaire, quien afirmó que la línea y el color son dos abstracciones que no existen en la naturaleza y que por sí solas sirven como medio para pensar y soñar, incluso de manera independiente del tema de la pintura. Con base en estas ideas se congregan obras donde se aprecia una marcada intención ideológica, otras que resaltan la primacía del concepto y aquellas que son poseedoras de una alta carga subjetiva. La exposición busca profundizar en los significados de estas propuestas a través de la indagación en las ideas, técnicas y procedimientos que expresaron el escepticismo que se apoderó del mundo del arte como consecuencia de los conflictos bélicos como la Guerra Civil española o la Segunda Guerra Mundial, y que tras la posterior crisis de racionalidad dieron paso a actitudes que reivindicaban la subjetividad y la individualidad del artista.

Antonio Saura. Clara, 1956. IVAM

El público podrá disfrutar de obras del expresionismo abstracto a través de artistas como Adolph GottliebAd Reinhardt y Esteban Vicente; el informalismo de Pierre Soulages y Jean Dubuffet; un impactante grupo firmado por Antonio Saura; el llamado arte normativo de los sesenta en España con Jorge OteizaEusebio Sempere y Equipo 57; el minimalismo de Frank Stella Richard Serra; el conceptualismo de John Cage o Allan McCollum; el neoexpresionismo de Albert Oehlen o George Herold; la deriva posmoderna con Juan Muñoz Jordi Colomer; y el siempre sorprendente trabajo de James Turrell, con una instalación donde la línea y el color se desprenden de toda materialidad para inundar por completo el espacio.

James Turrell. Porterville, 2004. IVAM

Esta nómina de artistas trasluce no sólo la cantidad de obras presentes en la exposición sino además la calidad de las firmas involucradas en este proyecto que ha contado con el apoyo de la Fundación Banco Sabadell. Se pone así de manifiesto la vigencia que mantiene la enigmática y estimulante corriente abstracta, una opción del arte que trasciende el período histórico de su aparición y cénit y que se ubica aún como pertinente para abordar el complejo mundo contemporáneo en que vivimos.

“La eclosión de la abstracción”. Institut Valencià d’Art Modern - IVAM. Del 20 de julio de 2017 al 29 de septiembre de 2018. Comisariado: María Jesús Folch, José Miguel G. Cortés y Josep Salvador. Más información y horarios en IVAM.

Lo más visto

El arte precolombino de Venezuela

Estoy viendo imágenes de figuras de alfarería del prehispánico de Venezuela, y después de repasar sus cualidades técnicas y las coordenadas geográficas y cronológicas que el arqueólogo minuciosamente les asignó, me entretengo pensando en los cientos, miles de años que han transcurrido desde que fueron realizadas, en las horas remotas en que un hombre, una mujer, conjuró en un poco de arcilla un alivio para los temores de la selva y las dudas de la noche infinita.

¿Existió alguna vez una cerámica venezolana?

En agosto de 1963, en ocasión de una exposición de cerámica que itineraba por Washington, su auspiciador, Hans Neumann, llamaba la atención sobre el título escogido para aquella muestra: Venezuelan Pottery. Lo curioso era que entre las obras exhibidas no se apreciaba una posible conexión que tributara la tradición alfarera de nuestros antepasados, y en cuanto a los artistas, algunos de ellos no habían nacido en el país. Neumann achacaba estos aspectos al hecho de que la trayectoria de nuestra cerámica, en especial la que era fruto de una expresión individual, era relativamente corta pues se había iniciado apenas a principios de la década del cuarenta del siglo XX.

Las casas de Bárbaro Rivas

La obra de Bárbaro Rivas (1893-1967) es una mezcla de géneros. En ella, los paisajes y retratos, la pintura religiosa y la de costumbres se juntan para crear una confluencia de memoria y devoción en la que es posible notar una referencia casi constante a la casa. Se trata de una presencia recurrente que participa de diverso modo en el propósito de sus cuadros. A veces, la casa surge como el telón de fondo del retrato del pintor o como su amparo. Ella es el color; él es la figura en matices de blanco y negro. El artista se nos muestra de frente; la morada, en cambio, se nos da casi toda en los planos imposibles que se extienden por la latitud del cartón.