Ir al contenido principal

Historia de dos siglos de enseñanza en Valencia

Grupo de escolares con la maestra Mercedes Bertolín, hacia 1916
Colección Alejandro Mayordomo

La etapa escolar forma parte de la historia vital de la mayoría de los individuos, un tiempo de saberes pero también de emociones que habrán de marcar la personalidad del adulto.  Así mismo, la historia de la educación es la historia de una sociedad, de sus maneras de valorar el pasado, encarar el presente y proponer un futuro, una tríada cuya configuración suele cambiar según el clima político del momento. Entre ese tiempo personal de la primera escuela y el tiempo público de la enseñanza se elaboran contenidos, discursos y prácticas que influyen en nuestros modos de ser en la intimidad familiar, en la vida social y en los idearios nacionales. Sobre este tema, el Centre Cultural La Nau ofrece una muestra que en un arco de doscientos años y en el contexto valenciano cubre una historia de la enseñanza, desde aquellos maestros dedicados y severos de principios del XIX hasta los más recientes avances de la pedagogía moderna.

A través de un voluminoso y variado cuerpo de elementos, provenientes del acervo de la Universitat de València, el Museo del Prado, el Museo de Bellas Artes de Valencia y otros importantes archivos documentales, la exposición ofrece un relato del devenir del pensamiento pedagógico en España, y en particular en Valencia, siguiendo una línea que parte de la tradición, pasa por la innovación modernizadora y alcanza el interés por un mayor compromiso social.

La exhibición, que lleva por título “Escoles i mestres: dos segles d'història i memòria a València”, está organizada en seis etapas claramente identificadas que atienden a Los orígenes (1814-1867); Las exigencias de dignificación profesional (1898-1923); El impulso democratizador y modernizador de la Segunda República (1931-1938); Los efectos y realidades de la postguerra (1938-1950); La nueva racionalidad del desarrollismo y la tecnocracia (1956-1973); y El tiempo de la democracia (1976-2011).

La distribución de los libros, cuadernos, pinturas, fotografías, trabajos escolares, videos, objetos y demás recursos de enseñanza que integran este proyecto sigue una doble clave que se mueve entre lo personal y lo social, apelando así a una implicación emotiva y racional del espectador. De este modo, la exposición logra su mejor cometido que es conectar con las vivencias, recuerdos o el marco de expectativas del visitante, en un cruce de referencias que mezcla la historia de la educación con una memoria íntima y colectiva de la infancia, una idea que se expresa en el magnífico texto firmado por Manuel Vicent que sirve de epílogo a la muestra.

“Escoles i Mestres. Dos segles d'història i memòria a València”. Del 28 de noviembre de 2017 al 18 de marzo de 2018. Centre Cultural La Nau, Sala Acadèmia. Comisariado: Óscar Barberà Marco. Más información y horarios en www.uv.es.


También te puede interesar (enlaces patrocinados):
Olegario Negrín Fajardo (2016). Historia de la educación española. Universidad Nacional de Educación a Distancia.

César Bona (2016). Las escuelas que cambian el mundo. Plaza & Janes.

Sir Ken Robinson (2015). Escuelas creativas: La revolución que está transformando la educación. Debolsillo.



Lo más visto

El arte precolombino de Venezuela

Estoy viendo imágenes de figuras de alfarería del prehispánico de Venezuela, y después de repasar sus cualidades técnicas y las coordenadas geográficas y cronológicas que el arqueólogo minuciosamente les asignó, me entretengo pensando en los cientos, miles de años que han transcurrido desde que fueron realizadas, en las horas remotas en que un hombre, una mujer, conjuró en un poco de arcilla un alivio para los temores de la selva y las dudas de la noche infinita.

¿Existió alguna vez una cerámica venezolana?

En agosto de 1963, en ocasión de una exposición de cerámica que itineraba por Washington, su auspiciador, Hans Neumann, llamaba la atención sobre el título escogido para aquella muestra: Venezuelan Pottery. Lo curioso era que entre las obras exhibidas no se apreciaba una posible conexión que tributara la tradición alfarera de nuestros antepasados, y en cuanto a los artistas, algunos de ellos no habían nacido en el país. Neumann achacaba estos aspectos al hecho de que la trayectoria de nuestra cerámica, en especial la que era fruto de una expresión individual, era relativamente corta pues se había iniciado apenas a principios de la década del cuarenta del siglo XX.

Las casas de Bárbaro Rivas

La obra de Bárbaro Rivas (1893-1967) es una mezcla de géneros. En ella, los paisajes y retratos, la pintura religiosa y la de costumbres se juntan para crear una confluencia de memoria y devoción en la que es posible notar una referencia casi constante a la casa. Se trata de una presencia recurrente que participa de diverso modo en el propósito de sus cuadros. A veces, la casa surge como el telón de fondo del retrato del pintor o como su amparo. Ella es el color; él es la figura en matices de blanco y negro. El artista se nos muestra de frente; la morada, en cambio, se nos da casi toda en los planos imposibles que se extienden por la latitud del cartón.