Ir al contenido principal

Paul Graham registra el mundo que sucede a su alrededor

The Present, 2009-2011

Las dificultades de la fotografía documental para garantizar un registro fiel y objetivo de la realidad creó oportunidades artísticas para proponer desde la subjetividad del fotógrafo y las características del medio, un sinnúmero de reflexiones visuales sobre la compleja dimensión social del mundo. Dentro de esas múltiples visiones, la de Paul Graham (Stafford, 1956) sorprende por la alta calidad de sus imágenes y convence por el entramado conceptual que las sostiene. Graham ha desarrollado una trayectoria de más de tres décadas, con varios proyectos producidos, entre los que destaca A Shimmer of Possibility, que obtuvo el Prix du Livre en Paris Photo de 2011.

Foto: Bombas Gens. Centre d'Art

De la producción de este fotógrafo inglés, Bombas Gens Centre d’Art está presentando la exposición “La blancura de la ballena”, una muestra antológica compuesta por tres cuerpos de obras. En la primera, American Night (1998-2002), grandes fotografías oscilan entre el registro nítido de viviendas de una ascendente clase media en California y las imágenes sobreexpuestas de entornos urbanos que difuminan una situación precaria. La segunda parte se concentra en el proyecto A Shimmer of Possibility (2004-2006), compuestas por conjuntos de fotografías que plantean una breve pero elocuente secuencia narrativa de la marginalidad de la vida en algunos poblados de Estados Unidos. El tercer grupo, The Present (2009-2011), está integrado por imágenes monumentales que abordan las calles de Nueva York en un momento preciso del tránsito anónimo e intrascendente de sus viandantes.

Foto: Bombas Gens. Centre d'Art

Las tres series se ubican en el tema de las contradicciones sociales presentes en una potencia mundial como Estados Unidos, que se debaten entre espacios de plena visibilidad y otros de un solapamiento visual inducidos por la propia lógica del capitalismo. Para expresar tales contradicciones, el autor se vale no solo del sujeto fotografiado, sino de los elementos técnicos del medio, como la exposición y el encuadre, que lo alejan de cualquier asomo panfletario sin afectar por ello la comunicabilidad de las imágenes. A esto se suman las condiciones espaciales de la sala de exhibición para facilitar la secuencia rítmica y narrativa que estimula el recorrido y la reflexión. Incluso, aspectos técnicos relacionados con el montaje, como el cristal que protege las fotografías y al mismo tiempo refleja a quien las mira, sirven como posible justificante a una implicación del espectador en las cuestionadoras e inquietantes imágenes, algo que en casos como en The Present se ve favorecido por la escala humana de las obras.

“Paul Graham . La blancura de la ballena”. Bombas Gens. Centre d’Art. Del 1 de diciembre de 2017 al 27 de mayo de 2018.  Comisariado: Christopher McCall. Organizada por Pier 24 Photography. Más información y horarios en www.bombasgens.com 


También te puede interesar (enlaces patrocinados):
Paul Graham (2015). The Whiteness of the Whale. Michael Mack.



Lo más visto

El arte precolombino de Venezuela

Estoy viendo imágenes de figuras de alfarería del prehispánico de Venezuela, y después de repasar sus cualidades técnicas y las coordenadas geográficas y cronológicas que el arqueólogo minuciosamente les asignó, me entretengo pensando en los cientos, miles de años que han transcurrido desde que fueron realizadas, en las horas remotas en que un hombre, una mujer, conjuró en un poco de arcilla un alivio para los temores de la selva y las dudas de la noche infinita.

¿Existió alguna vez una cerámica venezolana?

En agosto de 1963, en ocasión de una exposición de cerámica que itineraba por Washington, su auspiciador, Hans Neumann, llamaba la atención sobre el título escogido para aquella muestra: Venezuelan Pottery. Lo curioso era que entre las obras exhibidas no se apreciaba una posible conexión que tributara la tradición alfarera de nuestros antepasados, y en cuanto a los artistas, algunos de ellos no habían nacido en el país. Neumann achacaba estos aspectos al hecho de que la trayectoria de nuestra cerámica, en especial la que era fruto de una expresión individual, era relativamente corta pues se había iniciado apenas a principios de la década del cuarenta del siglo XX.

Las casas de Bárbaro Rivas

La obra de Bárbaro Rivas (1893-1967) es una mezcla de géneros. En ella, los paisajes y retratos, la pintura religiosa y la de costumbres se juntan para crear una confluencia de memoria y devoción en la que es posible notar una referencia casi constante a la casa. Se trata de una presencia recurrente que participa de diverso modo en el propósito de sus cuadros. A veces, la casa surge como el telón de fondo del retrato del pintor o como su amparo. Ella es el color; él es la figura en matices de blanco y negro. El artista se nos muestra de frente; la morada, en cambio, se nos da casi toda en los planos imposibles que se extienden por la latitud del cartón.